Irán admite ciberataques contra departamentos del gobierno

La autoridad iraní de ciberseguridad reconoció que dos departamentos del gobierno habían sufrido ciberataques esta semana, según dijeron el jueves medios estatales.

La autoridad iraní de ciberseguridad reconoció que dos departamentos del gobierno habían sufrido ciberataques esta semana, según dijeron el jueves medios estatales.

Los ataques ocurrieron el martes y el miércoles y se estaban investigando, indicó el diario estatal IRAN.

Aunque el reporte no dijo qué departamentos del gobierno habían sido atacados, describió los ataques como importantes y dijo que otros departamentos habían suspendido de forma temporal sus servicios a través de internet en prevención de nuevas agresiones.

El breve reporte no señaló a ningún grupo o país por los ataques.

Irán indica en ocasiones que ha frustrado ciberataques contra su infraestructura, aunque ha desconectado de internet buena parte de sus sistemas tras el virus informático Stuxnet, que se cree fue una creación conjunta de Israel y Estados Unidos y afectó a miles de centrifugadoras nucleares en instalaciones iraníes finales de la década del 2000.

Teherán anunció en diciembre que había detenido una enorme operación contra infraestructura electrónica no especificada, aunque no dio más detalles.

Fuentes en Washington dijeron el año pasado que las fuerzas cibernéticas del Ejército estadounidense habían lanzado un golpe contra sistemas informáticos militares iraníes, después de que el presidente, Donald Trump, diera marcha atrás en los planes de hacer un ataque más convencional en respuesta al derribo de un dron de vigilancia estadounidense por parte de Irán en el estratégico Golfo Pérsico.

Las tensiones entre Washington y Teherán han subido desde que Trump retiró en 2018 a Estados Unidos del acuerdo nuclear con potencias mundiales y adoptó una política de presión máxima sobre Irán.

La relación bilateral empeoró aún más después de que un ataque aéreo estadounidense matara a un importante general iraní en el aeropuerto de Bagdad en enero. Irán respondió con un ataque de misil balístico contra bases iraquíes que alojaban a tropas estadounidenses, hiriendo a docenas de tropas estadounidenses.