Noruega acusa a Rusia de hackear sistema del Parlamento

La ministra de Relaciones Exteriores de Noruega dijo que Rusia está detrás de una intrusión en el sistema de correo electrónico del Parlamento noruego en agosto y lo calificó como un incidente gr...

La ministra de Relaciones Exteriores de Noruega dijo que Rusia está detrás de una intrusión en el sistema de correo electrónico del Parlamento noruego en agosto y lo calificó como un incidente grave que afecta a nuestra institución democrática más importante.

Nuestra evaluación es que Rusia está detrás de esta actividad, dijo la canciller Ine Eriksen Soereide.

A su vez, la primera ministra Erna Solberg dijo el miércoles que es importante para el gobierno dar un mensaje claro a los rusos de que no aceptamos esto.

Es por eso que decimos claramente que ellos están detrás de esta intrusión, dijo Solberg a la agencia de noticias noruega NTB. Debe ser reprendida.

En una publicación de Facebook, la embajada de Rusia en Oslo respondió que no se habían presentado pruebas y que tales acusaciones son inaceptables.

Consideramos lo que sucedió como una provocación deliberada seria y destructiva de las relaciones bilaterales, dijo la embajada.

El Parlamento Storting, de 169 miembros, fue atacado el 24 de agosto por lo que describió como un ciberataque concertado. Según Marianne Andreassen, jefa administrativa de la asamblea, un pequeño número de parlamentarios y miembros del personal sufrieron hackeos en sus cuentas de correo electrónico. Dijo que se habían descargado varias cantidades de datos.

El ciberataque, que fue detenido de inmediato, fue denunciado a la policía. El servicio de seguridad del país, PST, lo está investigando.

El Parlamento dijo más tarde que información privada como números de seguro social, información bancaria y otra información personal, además de datos de contacto y trabajo político preparatorio, puede haberse perdido.

Los dos países que comparten una frontera terrestre de casi 200 kilómetros (124 millas) han estado enfrentados en los últimos meses.

Este verano, tanto Moscú como Oslo expulsaron a un diplomático cada uno después de que un ciudadano noruego fuera encarcelado en Noruega por acusaciones de espionaje industrial para Rusia. El presunto espía fue arrestado en un restaurante de Oslo el 15 de agosto.