California ordena a republicanos retirar urnas no oficiales

El principal funcionario electoral de California le ordenó el lunes a los republicanos que retiren urnas no oficiales de iglesias, tiendas de armas y otros sitios, y el procurador Xavier Becerra advi...

El principal funcionario electoral de California le ordenó el lunes a los republicanos que retiren urnas no oficiales de iglesias, tiendas de armas y otros sitios, y el procurador Xavier Becerra advirtió que los que estén detrás de la manipulación de votos" podrían quedar sujetos a proceso.

Los republicanos se negaron a acatar la orden, diciendo que están aprovechando la ley liberal de recolección de boletas de California que permite que cualquiera recolecte papeletas de los votantes y las lleve a oficinas electorales en los condados.

Por el momento, vamos a continuar con nuestro programa de recolección de boletas", dijo Hector Barajas, portavoz del Partido Republicano en California.

Debido al coronavirus y a preocupaciones sobre la seguridad sanitaria en las casillas, por primera ocasión California envió por correo boletas a todos los electores empadronados activos para los comicios del 3 de noviembre, que suman más de 21 millones de personas. Las papeletas incluyen sobres prepagados para que los votantes las devuelvan por correo sin cargo alguno.

La ley estatal también permite que las autoridades electorales de los condados coloquen urnas por todo el condado donde la gente pueda acudir a depositar sus boletas. En ocasiones esas urnas seguras pesan más de 272 kilos (600 libras) y son monitoreadas frecuentemente por funcionarios electorales locales.

Los republicanos han colocado sus urnas no oficiales en iglesias, gasolineras y tiendas de armas en al menos tres condados de California. Algunas llevan la leyenda ubicación segura para depositar boletas", mientras que otras dicen aprobada y adquirida por el Partido Republicano.

El partido declinó decir con precisión cuántas urnas han sido distribuidas y dónde han sido colocadas.

El secretario de Estado Alex Padilla, un demócrata, dijo que la ley estatal sólo permite que las autoridades electorales de los condados coloquen urnas oficiales, con normas para establecer con qué frecuencia son recolectadas las boletas. Indicó que las urnas no oficiales carecen de esas protecciones, lo que las hace vulnerables a la manipulación.

Padilla hizo que su principal asesor legal le enviara una carta a los republicanos el lunes ordenándoles retirar esas urnas a más tardar el jueves. También les ordenó que le proporcionen al estado los nombres, direcciones y fechas de cumpleaños de todos los electores que ya han depositado papeletas.

El procurador Xavier Becerra, también demócrata, fue más lejos, amenazando con abrirle un proceso a cualquiera que a sabiendas se involucre en la manipulación o uso incorrecto de un voto".

Esperamos que el mensaje suene fuerte y claro, para cualquiera que esté intentando indebidamente solicitar, obtener y manejar el voto de un ciudadano, que están sujetos a proceso", anunció Becerra. Estoy tratando de ser cuidadoso en la forma en que digo esto, pero los reportes que estamos escuchando son inquietantes".

Padilla no quiso especular acerca de por qué los republicanos estarían recolectando votos vía urnas no oficiales.

Nuestro interés es proteger la integridad de estas elecciones", afirmó.

Barajas dijo que las urnas del partido sólo le proporcionan a los votantes otra oportunidad de depositar sus papeletas.

En un comunicado, el Partido Republicano de California dijo que la ley estatal no les prohíbe específicamente recolectar boletas en una urna. Dicen que la ley sólo castiga la manipulación o falsificación de papeletas, y establece que las personas que las recojan no pueden recibir paga por hacerlo.

La controversia salió a relucir el fin de semana después de que funcionarios electorales estatales recibieron reportes acerca de las urnas en los condados Fresno, Los íngeles y Orange, áreas con contiendas muy disputadas por escaños en la Cámara de Representantes federal.