Decenas de detenidos durante protestas en Bielorrusia

Decenas de personas fueron detenidas en Bielorrusia el domingo durante las protestas contra el presidente Alexander Lukashenko, quien ganó su sexto mandato en unas elecciones consideradas fraudulenta...

Decenas de personas fueron detenidas en Bielorrusia el domingo durante las protestas contra el presidente Alexander Lukashenko, quien ganó su sexto mandato en unas elecciones consideradas fraudulentas por muchos, informó el domingo un grupo local de derechos.

Decenas de miles de personas se manifestaron en la capital Minsk por décimo domingo consecutivo para exigir la renuncia de Lukashenko, quien ha gobernado el país con puño de hierro durante 26 años. El centro de derechos humanos Viasna estimó que unas 100.000 personas participaron en la protesta, la cual fue dispersada por la policía con cañones de agua, granadas aturdidoras y porras.

También se llevaron a cabo concentraciones en otras ciudades, incluidas Brest, Vitebsk y Grodno.

Decenas de manifestantes resultaron heridos, según Viasna. El grupo publicó una lista de manifestantes detenidos en todo el país en su sitio web que para el domingo por la noche tenía más de 300 nombres.

Esta ha sido la dispersión más dura de una marcha dominical desde agosto, dijo el líder de la organización, Ales Bialiatski, a The Associated Press.

Las multitudinarias protestas han sacudido Bielorrusia durante más de dos meses, y las más grandes se celebran los domingos, con hasta 200.000 personas. Comenzaron tras las elecciones presidenciales del 9 de agosto que Lukashenko ganó con el 80% de los votos.

Su principal rival, Sviatlana Tsikhanouskaya, obtuvo el 10%. Ella y sus partidarios se niegan a reconocer los resultados porque aseguran que éstos fueron manipulados.

En los primeros días de las protestas, las autoridades reprimieron brutalmente a los manifestantes y la policía detuvo a miles e hirió a decenas, lo que provocó indignación internacional.

Desde entonces, el gobierno ha sido menos violento, pero ha mantenido la presión, deteniendo a cientos de manifestantes y procesando a los principales activistas.