Pakistán: Asesinado un clérigo en aparente ataque religioso

Hombres armados que dispararon desde una motocicleta mataron a un académico religioso que pertenecía a una rama del islam poco conocida en la bulliciosa ciudad de Karachi, según dijo el domingo la ...

Hombres armados que dispararon desde una motocicleta mataron a un académico religioso que pertenecía a una rama del islam poco conocida en la bulliciosa ciudad de Karachi, según dijo el domingo la policía.

El asesinato de Maulana Adil Khan fue condenado de inmediato e interpretado como un intento de desencadenar la violencia religiosa entre suníes y chiíes en el país. El primer ministro, Imran Khan, lo describió como un intento de India de crear conflicto religioso en todo el país, aunque en un primer momento no se presentaron pruebas de que India estuviera detrás del ataque.

El padre del religioso era un destacado académico, Maulana Saleemullah Khan, que fundó el gran seminario Jamia Farooqia hace décadas. El seminario está adscrito a la rama deobandi del islam suní. Sus eruditos han sido blanco de ataques en el pasado.

Khan tenía un doctorado en estudios religiosos, recibió formación en el seminario de su padre y fue profesor en Malasia.

En el ataque del sábado por la noche murieron el clérigo y su conductor, indicó el jefe de policía Ghulam Nabi Memon. El asalto se produjo en Shah Faisal Colony, un vecindario de clase media.

Cuando el vehículo del clérigo se detuvo ante una bulliciosa zona comercial, hombres armados empezaron a disparar al conductor, antes de dirigir el fuego a Khan, que recibió disparos en la cabeza, el cuello y el pecho. Después, los tres agresores huyeron en una motocicleta.

Khan fue trasladado a un hospital privado, donde se certificó su muerte a su llegada, indicó el portavoz del hospital, Anjum Rizvi. El conductor murió antes de llegar a un hospital del gobierno.

Pakistán tiene una historia de hostilidad religiosa entre extremistas suníes y chiíes. Cientos de personas, incluidos eruditos religiosos, han muerto en ataques lanzados por ambos bandos.

El ataque parecía ser una conspiración para desencadenar violencia religiosa, indicó el policía de la división antiterrorista Raja Umar Khitab.