Argentina: HRW critica difundir datos de niños delincuentes

Human Rights Watch (HRW) denunció el viernes que Argentina no cumple con la protección de la privacidad de menores acusados de cometer delitos al publicar sus imágenes e identidades en un sistema d...

Human Rights Watch (HRW) denunció el viernes que Argentina no cumple con la protección de la privacidad de menores acusados de cometer delitos al publicar sus imágenes e identidades en un sistema de reconocimiento facial.

La organización internacional dedicada a la defensa de los derechos humanos cuestionó que los datos personales de niños y niñas, la mayoría de ellos entre 16 y 17 años, incorporados en una base nacional de personas con órdenes de detención se utilicen en un sistema de reconocimiento facial en estaciones del metro de la ciudad de Buenos Aires.

El derecho internacional de los derechos humanos establece que se debe garantizar el pleno respeto de la privacidad a cada niño o niña que se sospecha ha cometido un delito en todas las etapas del proceso penal, dijo HRW en un comunicado. Los estándares internacionales prohíben la publicación de información que pueda ser utilizada para identificarlos.

Según HRW, la Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (CONARC), como se identifica la base de datos nacional de personas con pedido de captura, contiene importantes errores, como incluir a niños de un año.

El delito más común del que se acusa a los menores es robo (37,5 % sobre un total de 166 menores).

La organización con sede en Nueva York alertó también sobre la falibilidad el Sistema de Reconocimiento Facial de Prófugos (SRFP) que utiliza la alcaldía de la ciudad de Buenos Aires y consiste en análisis de imágenes en vivo de personas que transitan por estaciones de metro para determinar coincidencias con los presuntos delincuentes incluidos en la base de datos CONARC.

La tecnología de reconocimiento facial en general tiene tasas de error considerablemente más altas en el caso de niños y niñas, en parte porque la mayoría de los algoritmos han sido entrenados, probados y perfeccionados utilizando sólo rostros de adultos, advirtió HRW.

En Argentina los menores de 16 años no pueden ser juzgados, pero la justicia puede ordenar su encierro en un establecimiento especializado. Aquellos de 16 a 18 años sólo son punibles para delitos con una pena mayor a los dos años.

La organización dijo que envió cartas al presidente peronista Alberto Fernández y el alcalde de la capital, Horacio Rodríguez Larreta, quien pertenece a una coalición opositora, para advertirles sobre lo imprudente de estas políticas y prácticas.

Buenos Aires defiende el sistema de reconocimiento facial y atribuye los errores a la base de datos de la CONARC.

Las autoridades a nivel nacional y en la ciudad autónoma de Buenos Aires deben coordinar esfuerzos para proteger a los niños y niñas de los daños que puedan causarles tecnologías y prácticas de vigilancia poco confiables que violan su derecho a la privacidad, concluyó José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch.