Panamá: Mueren dos migrantes, uno por coronavirus

Dos migrantes que ingresaron a Panamá por la porosa jungla del Darién procedentes de Colombia fallecieron, uno de ellos un africano que murió por coronavirus, informaron las autoridades el viernes....

Dos migrantes que ingresaron a Panamá por la porosa jungla del Darién procedentes de Colombia fallecieron, uno de ellos un africano que murió por coronavirus, informaron las autoridades el viernes.

El Servicio Nacional de Migración de Panamá dijo en un comunicado que ambos migrantes, el otro de nacionalidad haitiana, murieron en esa zona de la porosa frontera sur adonde ingresaron entre el 1 y 2 de octubre. No se precisó la fecha de los decesos.

Detalló que el africano, que identificó como Sall Abdulaye Mamadou de 28 años y nacido en Mauritania, fue trasladado una vez cruzó la selva al puesto de vigilancia en Darién sin signos vitales. Agregó que se le practicó una prueba para detectar el COVID-19 que resultó positiva.

Migración tampoco mencionó las causas de la muerte del haitiano, identificado como Bana Saint Halaine de 50 años y que ingresó junto a una decena de migrantes de su país.

Panamá había reportado antes otros dos casos de migrantes fallecidos, incluido el de una mujer haitiana que murió en agosto en un hospital público en la capital donde fue ingresada tras presentar deterioro de salud. También reportó a mediados de año la muerte de un infante que se encontraba con su madre en un campamento para migrantes en la frontera con Costa Rica.

Actualmente, hay unos 2.000 migrantes en campamentos administrados por el gobierno en Darién y otros 500 en el campamento de los Planes de Gualaca, en la provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica. La mayoría son de nacionalidad haitiana, pero también hay cubanos, africanos y asiáticos.

Los migrantes quedaron atrapados en Panamá desde inicios de marzo cuando el país centroamericano cerró sus fronteras como medida de contención para evitar la propagación del coronavirus. Los extranjeros han exigido y realizado protestas en los campamentos para que los dejen seguir su ruta por carretera hacia Norteamérica, pero las autoridades panameñas no lo han permitido.

Las autoridades migratorias panameñas dijeron a su vez que han tratado de ser responsables con los migrantes que se encuentran en Darién y Chiriquí y que corresponde a la vecina Colombia "procurar controles médicos y de seguridad general para los migrantes que salen de sus puntos fronterizos hacia Panamá.