Gobierno británico sopesa nuevas medidas ante alza de casos

El gobierno británico está sopesando la imposición de nuevas restricciones a las actividades cotidianas en Inglaterra ante el temor de que los hospitales en algunas regiones del país sean pronto r...

El gobierno británico está sopesando la imposición de nuevas restricciones a las actividades cotidianas en Inglaterra ante el temor de que los hospitales en algunas regiones del país sean pronto rebasados por el creciente número de pacientes afectados por el coronavirus.

Ante un alza en la cantidad de personas que requieren acudir a los hospitales por condiciones relacionadas con el virus y al tiempo que algunas áreas del norte de Inglaterra viviendo tal situación de manera alarmante, la presión al gobierno para que tome más medidas se intensifica.

Actualmente estamos analizando qué medidas deberíamos tomar, obviamente siguiendo el consejo de nuestros asesores científicos y médicos, y se llegará a una decisión en breve, declaró el secretario de Vivienda británico, Robert Jenrick, a la BBC el jueves.

En algunas partes del país, el número de casos aumenta muy rápido y estamos tomándolo muy en serio, añadió.

Se cree que la industria hotelera y de del norte de Inglaterra será el sector más afectado por las nuevas restricciones, con la posibilidad de cierres, similares a las que fueron anunciadas el miércoles en Escocia. El primer ministro escocés Nicola Sturgeon ordenó el cierre de los bares en dos ciudades grandes de Escocia, Glasgow y Edimburgo, y restricciones para los negocios de alimentos y bebidas del resto del país.

Por su parte, un estudio británico descubrió que el 86% de las personas infectadas con el coronavirus no mostraron los síntomas principales el día en que se les hizo la prueba.

Los investigadores del University College London analizaron los datos de una encuesta que ha estado evaluando miles de hogares del Reino Unido cada semana, independientemente de si los sujetos tenían síntomas.

El estudio, publicado el jueves, analizó datos de 36.061 personas entre abril y junio. Los investigadores encontraron que entre los que dieron positivo, el 86% no tenía tos, fiebre o pérdida del gusto u olfato.

La investigadora principal, Irene Petersen, dijo que, si bien las personas pueden haber tenido síntomas en los días anteriores a la prueba o haberlos desarrollado más tarde, el estudio sugiere que muchos pueden estar propagando el virus mientras están asintomáticos. Agregó que se necesitan pruebas frecuentes y generalizadas de todas las personas para frenar la transmisión silenciosa.