Venezuela recurre a empresa asiática para eludir sanciones

es una necesidad porque la administración Trump ha incluido en la lista negra a propietarios de embarcaciones, operadores de transporte marítimo y compañías de seguros que aún hacen negocios con ...

es una necesidad porque la administración Trump ha incluido en la lista negra a propietarios de embarcaciones, operadores de transporte marítimo y compañías de seguros que aún hacen negocios con el país sudamericano.

El director ejecutivo de Tipco dijo en sus correos electrónicos a la AP que cualquier descuento adicional que recibió siempre estuvo motivado solamente por la calidad del crudo y por los costos de transporte desde Venezuela, que se han disparado.

Sin embargo, Tipco parece haber hecho todo lo posible para mantener la atención lejos de sus compras venezolanas, según Weber y Negreira.

A pesar de obtener de Venezuela el 90% del crudo para su refinería en Malasia, no hay ninguna mención del país en su informe anual de 208 páginas. La última divulgación escrita con respecto a Venezuela que la AP pudo encontrar antes del abrupto anuncio del mes pasado sobre que pondría fin a las compras, aparece en el informe anual de 2018 de Tipco, que dice que había extendido un acuerdo de venta con Venezuela de cuatro a siete años. El director ejecutivo de Tipco dijo a la AP que desde principios de 2019 ha comprado 29.000 barriles por día, o casi 18 millones de barriles en total, el equivalente a alrededor de 53 días de producción actual del país, que es de.unos 340,000 barriles por día.

Los ejecutivos de Tipco dijeron a los inversionistas en mayo de 2020 que la interrupción del suministro de Venezuela es aún el mayor riesgo de la empresa. Pero en ninguna de sus conferencias telefónicas trimestrales mencionaron algún contacto con autoridades estadounidenses por sus compras de crudo al país sancionado.

En este asunto hemos revelado oportunamente lo que era necesario y a medida que evolucionaba la situación, dijo Chaiwat, el director ejecutivo.

____

Mientras Maduro se aferra al poder, los Estados Unidos consideran expandir las sanciones a las pocas empresas no estadounidenses que aún realizan negocios con Venezuela. Elliott Abrams, representante especial de los Estados Unidos para Venezuela e Irán, dijo el mes pasado que los Estados Unidos buscaban cerrar las lagunas legales que permitían a algunas compañías petroleras intercambiar crudo venezolano por combustible diésel ”lo que dañaría potencialmente a los agricultores venezolanos que deben transportar los alimentos al mercado.

Como tiene una refinería diseñada para procesar petróleo de Venezuela, hemos estado al tanto de las operaciones de Tipco y continuamos interesados en cómo hacen negocios, dijo un vocero del Departamento de Estado de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

PDVSA también se prepara para una mayor presión del norte.

Con los automovilistas en el interior que esperan durante días en la fila para llenar sus vehículos con gasolina cada vez más escasa, el gobierno propuso la semana pasada a la Asamblea Constituyente una Ley Antibloqueo para eludir las sanciones de los Estados Unidos. Entre las medidas para impulsar la inversión extranjera y prevenir fugas se encuentra una propuesta que le otorga a PDVSA poderes amplios para firmar acuerdos petroleros en secreto, según una presentación vista por la AP.

El imperialismo ha jurado por todos los medios tratar de impedir el desarrollo de Venezuela y más allá del desarrollo de Venezuela, que el ejemplo palpable, irrefutable que ha tenido el Socialismo Bolivariano en la calidad de vida del pueblo, no sea ejemplo para otros pueblos, por eso se empeña el imperialismo y el gobierno de Estados Unidos en golpear con saña todas estas iniciativas, dijo El Aissami en un discurso en el que describió el proyecto de ley.

Hasta la fecha, solo un puñado de compañías no estadounidenses han sido sancionadas por hacer negocio con PDVSA, incluida una unidad comercial del gigante energético ruso Rosneft, al igual que dos compañías mexicanas de reciente creación que se sospecha son la fachada de un empresario presuntamente cercano a Maduro. Pero casi tan pronto los compradores son descubiertos y castigados, emergen nuevos intermediarios de orígenes dudosos para llenar el vacío.

Las sanciones estadounidenses, no obstante, podrían resultar devastadoras para Tipco. Sólo se necesita ver lo que ocurrió con otro productor de asfalto que dependía de Venezuela, la europea Nynas, que se vio forzada a declararse en bancarrota después de que en octubre de 2019 le dijeron que dejara de importar crudo venezolano de inmediato. La compañía, con operaciones en Suecia, Alemania y Gran Bretaña, había sido copropiedad de PDVSA en un 50% en una empresa conjunta con la finlandesa Neste Oil, que el mes pasado dijo que estaba en proceso de vender su participación.

A diferencia de Nynas, que se había estado desenganchando del crudo venezolano desde que se vio envuelta en las sanciones estadounidenses a PDVSA en 2019, Tipco ahora busca desesperadamente un reemplazo. Cuatro días después de anunciar que dejaría de comprar petróleo de Venezuela, dijo que continuaría con sus esfuerzos para obtener suministros de las refinerías asiáticas y de cualquier empresa comercializadora de petróleo. Cuando se le preguntó si eso incluía a intermediarios que vendieran crudo producido originalmente en Venezuela, el director ejecutivo de Tipco dijo que seguramente compraría crudo venezolano que estuviera disponible a través de canales autorizados.

Sin embargo, cualquiera que sean los cuellos de botella de producción que enfrenta Tipco, palidecen en comparación con lo que PDVSA podría perder si se cierra un mecanismo de pago más.

Negreira comparó el sistema de pagos paralelos con uno largamente empleado por los cárteles de la droga colombianos, que, como PDVSA, enfrentan obstáculos para acceder a monedas fuertes como el dólar estadounidense. Durante años, grandes empresas de los Estados Unidos que exportaban bienes a Colombia fueron cómplices, sin saberlo, de ayudar a los cárteles a acceder a fondos vía lo que se conoce como el mercado negro de cambio de pesos, donde los cárteles pagan a los exportadores estadounidenses que buscan un tipo de cambio favorable por parte de empresas fachada con cuentas estadounidenses.

Tipco debería haber actuado mejor, dijo Negreira, quien ha colaborado con las autoridades estadounidenses en investigaciones de fraude y corrupción en Latinoamérica. Que se les pida hacer pagos en nombre de una entidad sancionada por los Estados Unidos a terceros no relacionados en todo el mundo no tiene ningún propósito razonable de negocios, excepto quizás calmar a PDVSA, comprar crudo con un descuento significativo u obtener una comisión por la transacción.

_____

Contacte al equipo de investigación global de la AP en investigative@ap.org.

_____

Contribuyeron con este reporte los periodistas de The Associated Press Grant Peck, en Bangkok; Jamey Keaten, en Ginebra, y Randy Herschaft, en Nueva York.

_____

Joshua Goodman en Twitter: @APJoshGoodman