Linda Ronstadt: "Sólo quería cantar rancheras y huapangos"

seguido por Más canciones (1991), Frenesí (1992) y Mi jardín azul (2004).

seguido por Más canciones (1991), Frenesí (1992) y Mi jardín azul (2004).

Ahora, a sus 74 años, la ganadora de 10 Grammy y miembro del Salón de la Fama del Rock and Roll fue reconocida como Leyenda en la 33ra entrega anual de los Premios de la Herencia Hispana. La ceremonia, pregrabada bajo las normas de distanciamiento social debido a la pandemia, se transmitió el martes por la noche por PBS y está disponible online (https://www.pbs.org/show/hispanic-heritage-awards/).

Otros homenajeados fueron Bad Bunny (Premio Visión), Selena Gómez (Premio de las Artes), los trabajadores agrícolas esenciales en Estados Unidos (Premio Héroes) y Sebastián Yatra (Premio Inspira), quien además fungió como anfitrión.

Ronstadt, en su casa en San Francisco, fue sorprendida por Jorge y Hernán Hernández de Los Tigres del Norte con el galardón.

Me hizo muy feliz, dijo la agasajada. Soy una gran admiradora de Los Tigres del Norte, he amado su música durante años y no sabía que vendrían a mi casa a entregarme el premio. Pensé que lo iban a anunciar en internet, tú sabes. No estaba abrazando a nadie por el COVID, pero a ellos los abracé. Estaba tan emocionada. Dije, ˜nosotros somos mexicanos, nosotros abrazamos™.

También fue serenada con un homenaje bilingí¼e encabezado por el grupo The Mavericks con Carla Morrison, Gaby Moreno, Joy Huerta (de Jesse & Joy), Lupita Infante y La Marisoul (de La Santa Cecilia).

Ronstadt, quien en 2012 fue diagnosticada con la enfermedad de Parkinson, dijo que su vida cambió muy poco durante la pandemia porque pasa la mayor parte del tiempo en casa de cualquier modo, pero sí cambió tan profundamente para tantas otras personas que se me parte el corazón.

En un año electoral que ha visto tanta muerte, agitación social y conflicto racial, su deseo es que pueda haber un diálogo en la comunidad.

Deseo que los estadounidenses no desestimen y marginalicen a inmigrantes o mexicanos-estadounidenses o cualquier persona de origen latino, señaló. No deberían tratarlos como si fueran piezas de mobiliario.

Al reflexionar sobre los momentos de su carrera que guarda con especial cariño, la apodada Primera Dama del Rock y Reina del Rock & Roll dijo que los más divertidos fueron en 1998 y 1999, cuando salió de gira con su música mexicana.

Sencillamente lo pasamos genial, dijo. Fue como cuando era pequeña y la gente hablaba en ambos idiomas... y nos dormíamos escuchando a gente cantando en español. Para mí fue así en el autobús, me dormía oyendo todas estas voces hablando y cantando en español e inglés.

Al preguntarle si había algo de lo que se arrepentía en su vida, respondió con entusiasmo: Me hubiera gustado tener más tiempo para trabajar en mi música mexicana. Pasaría mucho tiempo aprendiendo a tocar la jarana, dijo en referencia al instrumento de cuerda pulsada y rasgueada de Veracruz, México.

Entre otros reconocimientos, Ronstadt fue homenajeada el año pasado por el Centro Kennedy y ha recibido tres American Music Awards, dos Premios de la Academia de la Música Country y un Emmy.

Próximamente podrá ser vista en Linda and the Mockingbirds, un documental sobre su viaje a México con un grupo de estudiantes en 2019 que se estrenará el 20 de octubre en formato digital.

___

Sigal Ratner-Arias está en Twitter como https://twitter.com/sigalratner.