Presidente francés visita zona devastada por inundaciones

Una furgoneta parecía aferrarse apenas al borde de un barranco alpino, mientras era sacudida por una tormenta excepcional. Una bandera francesa hecha jirones colgaba de un árbol arrancado de raíz p...

Una furgoneta parecía aferrarse apenas al borde de un barranco alpino, mientras era sacudida por una tormenta excepcional. Una bandera francesa hecha jirones colgaba de un árbol arrancado de raíz por las inundaciones. Los médicos de emergencia atendían a los residentes heridos en un restaurante convertido en hospital de campaña.

El presidente francés, Emmanuel Macron, recorrió el miércoles un área de los Alpes cerca de la costa mediterránea que fue devastada por inundaciones recientes. Con al menos 12 muertos y otros todavía desaparecidos, los gobiernos de Francia e Italia todavía están evaluando los daños y limpiando los escombros después de las violentas lluvias que comenzaron el viernes.

Macron prometió a las víctimas de las inundaciones darles ayuda del gobierno.

La nación no abandonará ninguno de sus territorios, a ninguno de sus hijos, dijo Macron en un mensaje en su cuenta de Facebook antes de partir a la zona. Juntos superaremos esto.

Los residentes describieron el miércoles a The Associated Press su conmoción por lo que llamaron la peor inundación de sus vidas. Había muchas casas destruidas, caminos cortados y gran parte del área ahora está cubierta de lodo.

En el pueblo de Saint-Martin-Vesubie, los perros ladraban frenéticamente mientras sus dueños los amordazaban antes de subir con ellos a helicópteros de evacuación hacia la ciudad de Niza. Un hombre envió a su familia a un lugar seguro mientras él se quedaba para tratar de presentar un reclamo de seguro, con la esperanza de obtener alguna compensación por los daños a su hogar.

Varios residentes estaban reunidos afuera del ayuntamiento, abrazándose y tratando de consolarse entre sí. Alguien preparaba asando salchichas para el grupo mientras la gente esperaba ser evacuada.

En Breil-sur-Roya, alguien rescató una bandera tricolor nacional de un puente casi arrasado por las inundaciones y la colgó para que se secara sobre los restos de un árbol derribado por la tormenta. El lodo cubría todo: coches, platos, suelos y paredes.

Se han reportado cuatro muertes en Francia y ocho en Italia desde que la tormenta azotó la región de Alpes-Maritimes de Francia y las regiones del noroeste de Italia de Liguria y Piamonte. La administración regional de Alpes-Maritimes dijo que unas 20 personas seguían desaparecidas el miércoles.