Filipinas inicia un curso a distancia marcado por el virus

Los alumnos de secundaria y grado en Filipinas comenzaron el lunes las clases desde casa después que la pandemia del coronavirus forzara la educación en remoto en un sistema educativo ya falto de fo...

Los alumnos de secundaria y grado en Filipinas comenzaron el lunes las clases desde casa después que la pandemia del coronavirus forzara la educación en remoto en un sistema educativo ya falto de fondos.

El cambio a la educación a distancia ha sido una pesadilla logística para el país del sureste asiático, sumido en la pobreza y que ya tenía aulas, profesores y equipamiento insuficientes.

Casi 25 millones de estudiantes se matricularon en 47.000 escuelas, la mayoría públicas, que tendrán que ser replicadas en casa con ayuda de padres y tutores como profesores asistentes.

La mayoría de las familias, especialmente las de comunidades pobres y rurales, optaron por utilizar materiales, o módulos digitales o impresos proporcionados por el gobierno, que los alumnos leerán en casa con orientación de los adultos antes de hacer ejercicios designados. La mayoría de los alumnos no tenía computadoras y conexiones fiables de internet. Los profesores podían responder preguntas por teléfono.

El resto de las familias optó por lecciones por internet o a través de emisiones regionales de radio y televisión.

Puede que el sistema no sea perfecto y haya problemas conforme pasamos al aprendizaje flexible (...) pero confiamos en que el Departamento de Educación aborde estos desafíos, dijo el portavoz presidencial Harry Roque.

El presidente, Rodrigo Duterte, ha dicho que las clases presenciales sólo deben reanudarse cuando haya una vacuna disponible, temiendo que las aulas se conviertan en focos de infección.

Filipinas ha reportado más de 322.400 infecciones, la cifra más alta del sureste asiático, con más de 5.700 muertos.

Mientras tanto, las autoridades de Sri Lanka cerraron una universidad e impusieron restricciones en autobuses y trenes el lunes, al día siguiente de que se reportara el primer contagio local de coronavirus en dos meses.

Se impuso un toque de queda en el suburbio de Colombo donde vivía el paciente y unos 15 trabajadores sanitarios y 40 colegas del enfermo quedaron en cuarentena.

La estatal Universidad de Kelaniya, en la zona, también cerró durante una semana a partir del lunes. La escuelas en todo el país estaban cerradas. El país ha confirmado 3.388 casos, incluidas 13 muertes. Un total de 3.254 personas se han recuperado.

En India se reportaron 74.442 casos nuevos, elevando el total del país a 6.6 millones. El Ministerio de Salud informó el lunes de 903 muertes en las 24 horas previas, que suman 102.685 muertos por la pandemia en el país.

India, el segundo país más afectado del mundo por detrás de Estados Unidos, ha asistido a un descenso continuado en los nuevos contagios de coronavirus y virus y los casos activos llevan por debajo del millón desde hace 14 días. Aún sufre el mayor número de casos nuevos diarios y se espera que pronto supere a Estados Unidos, que ha confirmado 7,4 millones de contagios.

En Corea del Sur se reportaron 73 casos nuevos, aunque las autoridades temían que la cifra pudiera subir tras un periodo de cinco feriados que terminaba el domingo. El ministro de Salud, Neung-hoo, instó el lunes en una sesión informativa a que la gente que tuviera fiebre u otros síntomas tras viajar durante las vacaciones se hiciera la prueba de inmediato.

El reciente declive en las cifras de contagios podría deberse a que se hicieron menos pruebas durante las fiestas de la cosecha de Chuseok. La Agencia coreana de Control y Prevención de Enfermedades ha contabilizado un total de 24.164 casos, incluidas 422 muertes. El nuevo foco de infección en la zona de la capital era una unidad militar en Pocheon, donde más de 30 personas dieron positivo.