Evangélicos molestos con Bolsonaro por nominado a STF

El presidente brasileño Jair Bolsonaro nominó el viernes al Supremo Tribunal Federal a un juez con un historial de fallos flexibles, lo que causó frustración entre sus simpatizantes evangélicos q...

El presidente brasileño Jair Bolsonaro nominó el viernes al Supremo Tribunal Federal a un juez con un historial de fallos flexibles, lo que causó frustración entre sus simpatizantes evangélicos que habían recibido promesas de que uno de los suyos ocuparía la vacante.

Bolsonaro anunció la nominación de Kassio Marques el jueves en un video en vivo en Facebook y presentó su nombre a la gaceta oficial el viernes. Marques, de 48 años, es poco conocido por las figuras políticas en Brasilia y requerirá confirmación del Senado.

Marques, un juez de carrera, remplazaría a Celso de Mello, quien se retira este mes al acercarse a la edad límite para ser parte de la corte: 75 años. De Mello es considerado un académico no partidista y ha sido miembro del máximo tribunal de Brasil desde 1989.

Marques fue nombrado juez federal hace 10 años. Anteriormente trabajó como abogado por 15 años. Experto en leyes fiscales, tiene una maestría en ley constitucional de la Universidad de Lisboa y un doctorado de la Universidad de Salamanca, España, de acuerdo con la asociación de jueces federales de Brasil.

La promesa de Bolsonaro de promover valores tradicionales en el país, además de su oposición al aborto y lo que llama ideología de géneros, le ayudaron a asegurarse el respaldo de una de las mayores poblaciones evangélicas del mundo. Ha dicho reiteradamente que aunque el Estado es secular, su gobierno es cristiano y muchos esperaban que nombrase a un ideólogo conservador para STF pese al riesgo de exacerbar el conflicto con los moderados en otras ramas del gobierno.

Parece un armisticio con el Supremo Tribunal y con el Congreso tras tantas disputas. Esas dificultades se estaban volviendo un campo minado para el futuro del presidente, dijo en conversación telefónica Carlos Melo, profesor de ciencias políticas de la Universidad Insper en Sao Paulo. Es difícil pensar que su base evangélica se vaya a alejar debido a la selección, pero es un indicio de que el sistema de controles y equilibrios de Brasil está ahora en la mente de Bolsonaro.

El colegio nacional de abogados de Brasil, crítico frecuente de Bolsonaro en asuntos legales, dijo que Marques satisface todas las obligaciones constitucionales para el cargo y elogiaron su experiencia.

Bolsonaro dijo en el 2019 que su primer nombramiento al STF sería evangélico. Varios miembros de su gabinete son evangélicos

El pastor Silas Malafaia, uno de los mayores defensores de Bolsonaro, dijo que la nominación de Marques era absurda y vergonzosa. En un video en redes sociales, acusó al presidente de tratar de complacer a los legisladores moderados con un juez que ha adoptado posiciones socialistas en su carrera, sin especificar cuáles.

Malafaia agregó que Bolsonaro debería seguir el ejemplo del presidente Donald Trump, quien recientemente nominó a la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema federal.

Se prevé que las audiencias de confirmación de Marques se realicen en diciembre.