Trump pasará "unos días" en hospital militar por COVID-19

El presidente Donald Trump subió el viernes al helicóptero presidencial Marine One para trasladarse a un hospital militar luego de haber dado positivo a pruebas de detección del nuevo coronavirus, ...

El presidente Donald Trump subió el viernes al helicóptero presidencial Marine One para trasladarse a un hospital militar luego de haber dado positivo a pruebas de detección del nuevo coronavirus, el cual ha matado a más de 200.000 estadounidenses y ahora se ha propagado en las altas esferas del gobierno de Estados Unidos.

La Casa Blanca dijo que la visita de unos días al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed era por precaución y que Trump continuaría trabajando desde la suite presidencial del hospital, que está equipada para permitirle cumplir con sus deberes oficiales.

Trump salió de la Casa Blanca e hizo señas con el pulgar, pero no habló. Los miembros de la tripulación, los agentes del Servicio Secreto y el personal de la Casa Blanca usaron mascarillas para protegerse a bordo del helicóptero.

Poco antes el viernes, la Casa Blanca dijo que a Trump se le administró un coctel experimental de anticuerpos.

Justo cuando falta un mes para las elecciones presidenciales, Trump anunció su infección en un tuit alrededor de la 1 de la mañana después de que regresara de un acto de recaudación de fondos. El mandatario no dijo nada a la multitud a sabiendas de que había estado expuesto a una colaboradora contagiada.

Millones de personas se han infectado de coronavirus en Estados Unidos y más de un millón han fallecido en el mundo.

La primera dama Melania Trump también dio positivo, dijo el presidente, así como varios colaboradores más en la Casa Blanca, suscitando preocupación de que la Casa Blanca o incluso el mandatario mismo podrían haber propagado aun más el coronavirus.

El presidente Trump mantiene buen ánimo, tiene síntomas leves y ha estado trabajando todo el día, dijo la secretaria de prensa Kayleigh McEnany. Por precaución y a recomendación de su doctor y expertos médicos, el mandatario estará trabajando los próximos días desde las oficinas presidenciales en Walter Reed.

Trump ha pasado gran parte del año restando importancia al peligro del coronavirus, rara vez utiliza mascarilla y ha exhortado a estados y ciudades a que reabran sus economías y reduzcan o cancelen las restricciones a las actividades.

El médico del presidente dijo el viernes por la tarde en un memorando que Trump recibió una dosis de un coctel experimental de anticuerpos que está en ensayos clínicos y que fue desarrollado por Regeneron. El comandante de la Armada, doctor Sean Conley, dijo que Trump está fatigado pero de buen humor.

La primera dama, de 50 años, tiene tos y y dolor de cabeza leves, informó Conley, y el resto de los miembros de la familia, incluido el hijo de Trump, Barron, que vive en la Casa Blanca, dieron negativo.

Por su parte, el candidato presidencial demócrata Joe Biden y su compañera de fórmula, Kamala Harris, dieron negativo en pruebas de detección de coronavirus, dijo su equipo de campaña. El vicepresidente Mike Pence dio negativo al coronavirus el viernes por la mañana y mantiene buena salud, afirmó su portavoz.

La postulada por Trump a la Corte Suprema, la jueza Amy Coney Barrett, que lo acompañó el sábado junto con muchas personas más y ha estado en reuniones con legisladores en el Capitolio, también dio negativo, señaló la Casa Blanca.

Con seguridad el diagnóstico de Trump tendrá un efecto desestabilizador en Washington y en todo el mundo, planteando preguntas acerca de hasta qué punto el virus se propagó en las altas esferas del gobierno de Estados Unidos.

El jefe de despacho de la Casa Blanca, Mark Meadows, intentaba el viernes garantizar al público que Trump realizaría sus actividades de manera habitual, aun cuando confirmó que la asistente Hope Hicks había dado positivo antes de que el mandatario asistiera el jueves al acto de recaudación de fondos en Nueva Jersey.

Sobre Hope Hicks puedo decirles que descubrimos el asunto ayer justo cuando el Marine One se disponía a despegar", dijo Meadows. Varios miembros del personal fueron bajados, pero Trump decidió no cancelar y tampoco hay prueba directa de que la enfermedad de la colaboradora esté relacionada con la infección del presidente.

Muchos funcionarios de la Casa Blanca y otros de alto rango se sometieron el viernes a exámenes, pero la escala completa del brote en torno al presidente podría no ser conocida de inmediato porque la infección tarda días para ser detectada en una prueba. Funcionarios de la Unidad Médica de la Casa Blanca rastreaban a los contactos del presidente.

El equipo de campaña para la reelección de Trump dijo que había aplazado todos los actos a los que asistirían Trump y miembros de su familia, aunque Pence reanudará esas actividades porque dio negativo.

El presidente tiene 74 años y es clínicamente obeso, lo que aumenta el peligro de sufrir complicaciones serias a causa del virus, del que se han infectado más de 7 millones de personas en Estados Unidos.

El presidente ha intentado todo el año convencer al público estadounidense de que lo peor de la pandemia ha pasado. En el mejor de los casos, si Trump desarrolla algunos síntomas, como fiebre, tos y problemas respiratorios, podría verse orillado a suspender sus actos de campaña y estaría en duda su participación en el segundo debate presidencial programado para el 15 de octubre en Miami.

El manejo de la pandemia por parte de Trump ha sido un tema importante en su contienda contra Biden, quien se había guardado en su casa de Delaware gran parte del verano como medida de precaución por el coronavirus. Biden ha reanudado un programa más activo de actos de campaña, pero con multitudes pequeñas y guardando el distanciamiento social. Biden utiliza regularmente mascarilla en público, y Trump se mofó de eso durante el debate del martes en la noche.

Yo no uso mascarillas como él, dijo Trump en referencia a Biden. Cada vez que lo ven, tiene una mascarilla. Él podría estar hablando a 200 pies de distancia de mí, y se presenta con la mascarilla más grande que haya visto.