EEUU: desempleo cae, pero aminoran las contrataciones

La tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a 7,9% en septiembre, pero las contrataciones han bajado y muchos estadounidenses han dejado de buscar trabajo, dijo el gobierno el viernes en el último r...

La tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a 7,9% en septiembre, pero las contrataciones han bajado y muchos estadounidenses han dejado de buscar trabajo, dijo el gobierno el viernes en el último reporte laboral antes de la elección presidencial del 3 de noviembre.

El Departamento del Trabajo dijo que las empresas añadieron apenas 661.000 puestos en septiembre, comparado con 1,5 millones en agosto y 1,8 millones en julio.

El desempleo cayó frente a la tasa de 8,4% en agosto, pero eso mayormente reflejó una declinación en el número de personas buscando trabajo y no un aumento de las contrataciones. El gobierno no cuenta a las personas como desempleadas si no buscan activamente un trabajo.

Parece haber una preocupante pérdida de impulso, dijo Drew Matus, economista en MetLife Investment Management. Existe cautela de parte de los empleadores.

Con la ganancia de contrataciones en septiembre, la economía ha recuperado ligeramente más de la mitad de los 22 millones de empleos barridos por la pandemia de coronavirus, que hasta ahora ha matado a 200.000 personas y ha infectado a más de 7 millones en el país. Con muchos negocios y clientes plagados por temores, algunos economistas dicen que pudiera tomar hasta finales de 2003 para que el mercado laboral se recupere completamente.

Esta semana trajo una nueva ola de anuncios de despidos, reflejando la continuada declinación de viajes y turismo: Disney va a eliminar 28.000 puestos de trabajo, Allstate va a deshacerse de 3.800 y las aerolíneas estadounidenses dijeron que hasta 40.000 empleados están perdiendo sus puestos este mes al expirar la ayuda federal a la industria.

En otro indicio problemático del reporte del viernes, el número de trabajadores despedidos que dicen sus puestos desaparecieron para siempre subió de 3,4 millones a 3,8 millones.

Aunque el desempleo ha caído desde abril, cuando llegó a 14%, una tasa no vista desde la Depresión de la década de 1930, es históricamente alto. Adicionalmente, está muy lejos de donde estaba en febrero, antes del estallido de la pandemia en Estados Unidos: 3,5%, su menor nivel en más de 50 años.

Los números del viernes ofrecen a los votantes una mirada final al barómetro más importante de la economía antes de las elecciones, lo que se suma a una incertidumbre mayor por el anuncio de que el presidente Donald Trump ha dado positivo de coronavirus.

Un desempleo aun elevado puede ser un problema político para Trump, pero no necesariamente: Barack Obama fue reelegido con una tasa de 7,8% en vísperas de la elección.

Y aunque la economía ha pasado trabajos para sostener una recuperación, sigue siendo un de los pocos puntos positivos en la débil posición política de Trump. Alrededor de la mitad de los votantes aprueban su manejo de la economía.

La economía estadounidense está bajo presiones de numerosos factores, incluso la expiración de los programas federales de ayuda que habían alimentado las recontrataciones y sostenido la actividad: desde una prestación de 600 dólares semanales para los desempleados a 500 millones de dólares en préstamos a corto plazo a negocios pequeños.