GBretaña y Canadá imponen sanciones contra Bielorrusia

Gran Bretaña y Canadá impusieron sanciones el martes contra el presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko, su hijo y otros altos funcionarios de su gobierno después de las controversiales elecc...

Gran Bretaña y Canadá impusieron sanciones el martes contra el presidente de Bielorrusia Alexander Lukashenko, su hijo y otros altos funcionarios de su gobierno después de las controversiales elecciones presidenciales y la represión contra manifestantes.

El secretario del exterior británico Dominic Raab declaró que las sanciones son parte de una estrategia coordinada con Canadá a fin de defender los valores democráticos y ejercer presión sobre los responsables de la represión.

Las medidas británicas incluyen prohibición de ingreso y el congelamiento de bienes a ocho miembros del gobierno bielorruso, incluyendo a Lukashenko, su hijo Victor Lukashenko e Igor Sergeenko, director de la secretaría presidencial. Canadá aplicó medidas similares.

El ministro de relaciones exteriores de Canadá Francois-Philippe Champagne indicó que su país y Gran Bretaña actuaron de forma coordinada a fin de darle mayor peso a las sanciones y demostrar unidad en nuestra condena de la situación.

Canadá expresa su firme solidaridad con el pueblo bielorruso en su lucha por restaurar los derechos humanos y establecer la democracia en el país, señaló Champagne.

El gobierno británico expresó que Lukashenko, quien ha gobernado Bielorrusia con puño de hierro desde hace más de 26 años, es el primer gobernante extranjero en ser sometido a sanciones desde que comenzó un programa de defensa de derechos humanos en julio.

Hoy, el Reino Unido y Canadá envían un claro mensaje al imponer sanciones contra el régimen violento y fraudulento de Alexander Lukashenko. No aceptamos el resultado de esta elección amañada, afirmó Raab en un comunicado.

Los responsables de la violencia contra el pueblo bielorruso rendirán cuentas, y defenderemos nuestros valores de democracia y derechos humanos, añadió.

La oposición bielorrusa ha impugnado los resultados de la elección presidencial del 9 de agosto, en la que Lukashenko obtuvo logró su sexto periodo con el 80% de los votos. Por más de siete semanas se han llevado a cabo protestas para exigir su salida.