México eleva estimado de muertes por COVID-19 a 89.612

tuvieron que ser desechados porque nunca llegaron a un laboratorio, llegaron demasiado tarde o no fueron conservados en las condiciones adecuadas para ser analizados.

tuvieron que ser desechados porque nunca llegaron a un laboratorio, llegaron demasiado tarde o no fueron conservados en las condiciones adecuadas para ser analizados.

Es muy probable que las nuevas estimaciones revivan el debate sobre el número de muertes en México, porque hasta la fecha el gobierno mexicano ha evitado ajustar su número oficial de muertes al alza para tener en cuenta a las personas que murieron en sus casas o que no fueron sometidas a pruebas.

Algunas partes del país, como la Ciudad de México, han comenzado a hacer nuevos cálculos, habiendo encontrado que el excedente de muertes probablemente causadas por el coronavirus por lo menos duplicaba a las cifras oficiales.

El asunto es significativo en México, porque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha comparado frecuentemente las tasas de mortalidad de México con las de otros países para tratar de convencer al público de que su gobierno no está haciendo un mal trabajo en el manejo de la pandemia.

Pero esas comparaciones parecen poco sólidas, porque muchos otros países han intentado ajustar las cifras oficiales para tener en cuenta las muertes excedentes que coinciden con la pandemia.

El principal funcionario de México para el coronavirus dijo el domingo que los datos definitivos sobre el número de muertes por COVID-19 en el país no estarán disponibles por un par de años.

¿Cuándo va a estar lista la estadística final de defunciones de COVID-19? Seguramente un par de años después de este primer año de la epidemia, dijo el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, añadiendo que ese trabajo se dejará al instituto de estadísticas del país.