EEUU: Preocupa a legisladores situación de mujeres recluidas

Varios miembros del Congreso exigieron el cierre de un centro de detención en Georgia en espera de una investigación después de que varias mujeres ahí recluidas les contaron haber sido obligadas a...

Varios miembros del Congreso exigieron el cierre de un centro de detención en Georgia en espera de una investigación después de que varias mujeres ahí recluidas les contaron haber sido obligadas a someterse a procedimientos ginecológicos innecesarios con equipo sucio que dejaba infecciones graves en medio de condiciones tan insalubres que algunas suplicaron ser deportadas.

Éste es un espectáculo de horror, de verdad es peor de lo que esperaba, dijo el sábado el congresista Juan Vargas, demócrata por California, tras conversar con varias mujeres recluidas durante una visita al Centro de Detención del Condado Irwin, donde se encuentran encerradas personas por encargo del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) y del Servicio de Alguaciles Federales de Estados Unidos (USMS por sus siglas en inglés).

Aunque muchas de las denuncias de las mujeres se centraron en el médico Mahendra Amin, un ginecólogo acusado de efectuar cirugías sin el consentimiento de ellas, integrantes de la delegación del Congreso narraron historias sobre las condiciones y tratamientos que iban más allá de esas acusaciones, empezando con el supuesto incumplimiento de las medidas más elementales para impedir la propagación de COVID-19.

Los legisladores dijeron, por ejemplo, que las mujeres señalaron que les dieron una mascarilla de papel y fueron obligadas a utilizarla durante semanas hasta que les entregaron nuevas mascarillas el día previo a una visita de al menos 10 miembros del Congreso al lugar.

Se ganan la vida festejando la miseria de las detenidas, la norma aquí es la reducción de costos, dijo el representante Hank Johnson Jr., demócrata por Georgia, en referencia a la instalación administrada por LaSalle Corrections.

Los legisladores también informaron de los relatos de condiciones insalubres y sucias que ponen a las detenidas en peligro de enfermarse de gravedad. El representante Raul Ruiz, demócrata de California, que también es médico de emergencias, dijo haber visto en las duchas el tipo de moho negro que puede causar o agravar enfermedades pulmonares serias.