China deja entrar a más extranjeros ante retroceso de virus

Extranjeros con ciertos tipos de visas y permisos de residencia podrán regresar a China a partir de la próxima semana mientras la amenaza del coronavirus sigue retrocediendo.

Extranjeros con ciertos tipos de visas y permisos de residencia podrán regresar a China a partir de la próxima semana mientras la amenaza del coronavirus sigue retrocediendo.

La nueva regulación levanta una prohibición general decretada hace meses y que afectaba a la mayoría de los extranjeros a excepción de los diplomáticos y otros con circunstancias especiales.

A partir del lunes, personas con visas chinas válidas y permisos de residencia para trabajar, para asuntos personal y reuniones familiares podrán ingresar al país sin necesidad de tener que solicitar nuevos permisos, según los lineamientos.

Aquellos cuyos permisos hayan expirado podrán solicitarlos de nuevo. Los retornados deben pasar una cuarentena de dos semanas y seguir otras medidas antiepidemia, agregó la norma.

Pero todavía podría haber algunas excepciones y el Ministerio de Exteriores comunicó a algunos periodistas que la norma no se les aplica. Las visas a los reporteros son desde hace poco un nuevo frente de conflicto diplomático entre Washington y Beijing.

Los cambios en la entrada de extranjeros fueron anunciados el miércoles por el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Administración Nacional de Inmigración.

China reportó siete nuevos contagios el jueves, todos ellos importados, y acumuló 39 días sin transmisiones locales. En total, ha confirmado 85.314 casos de COVID-19 desde que se descubrió el virus por primera vez en Wuhan, una ciudad del centro del país, a finales del año pasado.

Por otra parte, ejecutivos de la industria automotriz llegaron con antelación a China para pasar la cuarentena antes del Salón del Automóvil de Beijing, el mayor evento del año en cuanto a ventas para una industria sacudida por la caída de las ventas y los despidos. Otros ofrecerán conferencias de prensa online desde sus países durante el evento que comienza el sábado. Las marcas mantienen sus planes de presentar nuevos modelos en un indicativo de la importancia del mercado chino, el mayor del mundo.

Las ventas se han reactivado en el gigante asiático mientras que la demanda en Estados Unidos y Europa sigue siendo débil. Los organizadores de la feria dijeron que impondrán estrictos controles contra el virus a los asistentes y monitorearán a los visitantes y empleados.