España prohíbe paseos en veleros por presencia de orcas

España prohibió temporalmente los paseos en yate por su costa noroccidental luego que varias orcas al parecer se dejaron llevar mientras jugueteaban y dañaron veleros.

España prohibió temporalmente los paseos en yate por su costa noroccidental luego que varias orcas al parecer se dejaron llevar mientras jugueteaban y dañaron veleros.

La prohibición rige por una semana a partir del martes, para todo velero de menos de 15 metros (49 pies) de eslora, por una franja de 100 kilómetros (62 millas) de la costa noroccidental, anunció el Ministerio de Transporte.

La medida busca proteger tanto a los animales como a las embarcaciones y podría ampliarse para proteger las rutas migratorias de las ballenas, explicó la dependencia.

Las embarcaciones pueden navegar mar adentro entre Prioriño Grande y Punta de Estaca de Bares, pero deben mantenerse alejados de la costa en la punta noroccidental del litoral.

El primer incidente con las ballenas ocurrió el 19 de agosto, informó el ministerio. Desde entonces, añadió, varios buques han sido averiados por las ballenas a tal punto que tuvieron que ser ayudados por el servicio de rescate marítimo.

Bruno Díaz, un biólogo local, declaró que las orcas probablemente estaban jugando, pero un poco rudo. Explicó que las orcas, al igual que otros cetáceos como los delfines, suelen nadar al lado de embarcaciones. Es inusual que una ballena choque contra un bote, pero lo más probable es que se trató de ballenas jóvenes que se alborotaron, añadió.

Las orcas suelen acercarse particularmente a los veleros debido a su tamaño, las olas que generan y la poca contaminación que conllevan comparado con las lanchas pesqueras, dijo Díaz. El área frente a la Península Ibérica que se adentra en el Océano Atlántico está llena de atún, que les sirve de sustento, y está en medio de su ruta migratoria.

Aun así, los incidentes han causado temor a los navegantes locales y les ha costado dinero al tener que reparar sus embarcaciones.

Mark Smith, un marinero británico, expresó a la emisora TVE que estaba un poco asustado porque las orcas eran muy grandes y no había manera de ahuyentarlas cuando embestían su barco.