AMLO dice que los manifestantes pueden acampar en el Zócalo

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo el miércoles que los manifestantes que demandan su renuncia son bienvenidos a acampar en la céntrica plaza capitalina de El Zócalo, frente ...

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo el miércoles que los manifestantes que demandan su renuncia son bienvenidos a acampar en la céntrica plaza capitalina de El Zócalo, frente a sus oficinas en el Palacio Nacional.

López Obrador encabezó numerosas acampadas de protesta en sus décadas como dirigente opositor y ofreció consejos a sus novicios oponentes de hoy.

Nada más que no simulen, dijo López Obrador. Que se queden los dirigentes a dormir en las tiendas de campaña que fueron colocadas el fin de semana en una avenida céntrica.

El presidente, conocido por sus iniciales AMLO, pareció insinuar que solamente los manifestantes de base estaban durmiendo en las tiendas, algo incómodo en la temporada de lluvias en la Ciudad de México.

El movimiento de protestas se llama a sí mismo Frente Nacional Anti AMLO (FRENA). Los líderes dicen que López Obrador ha acumulado demasiado poder, ignorado el sistema de controles y equilibrios y a los grupos civiles. Están furiosos además por su manejo de la pandemia y sus efectos económicos.

El domingo, el grupo se quejó de que decenas de policías impidieron que los manifestantes marcharan al Zócalo y dijeron que eso fue un ataque a la libertad de expresión. De hecho, la policía ha estado limitando el acceso a la plaza intermitentemente desde el comienzo de la pandemia, como forma de implementar el distanciamiento social.

El grupo parece inclinado hacia los católicos conservadores, con algunos rezos y estandartes de la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

FRENA se quejó el domingo que decenas de policías impidieron que los manifestantes marcharan hacia el Zócalo y lo calificaron de ataque a la libertad de expresión. Sin embargo, la policía ha estado limitando el acceso a la plaza de vez en cuando desde que comenzó la pandemia de coronavirus como una forma de imponer el distanciamiento social.

El grupo prometió intentar de nuevo el miércoles ingresar a la plaza, el centro simbólico e histórico de la ciudad.

Los manifestantes parecen tener un poco más recursos que quienes erigieron tiendas de campaña que cubrieron kilómetros de una de las principales avenidas de la capital durante siete semanas en 2006 para protestar contra lo que dijeron fue un fraude electoral que impidió que López Obrador ganara en la primera de sus tres campañas para la presidencia.

Los manifestantes actuales han dormido en sus propias tiendas individuales o familiares y parecen mejor equipados para acampar que los campamentos a favor de AMLO de 2006 y otros en la década de 1990.

Sin embargo, los seguidores de López Obrador no parecen haber seguido su propio consejo. Para el final de su acampada de 2006, muchas de las tiendas de campaña en la Avenida Paseo de La Reforma estaban vacías.

Aunque López Obrador ya no goza del respaldo abrumador que tenía tras asumir la presidencia en diciembre de 2018, parece seguir teniendo el apoyo de una mayoría de los mexicanos.