Séptima semana de protestas en Bielorrusia vs. el presidente

Miles de personas en Bielorrusia que piden la dimisión del presidente marcharon por la capital del país el domingo, en la séptima semana consecutiva de protestas.

Miles de personas en Bielorrusia que piden la dimisión del presidente marcharon por la capital del país el domingo, en la séptima semana consecutiva de protestas.

Cientos de soldados bloquearon el centro de Minsk, desplegando cañones de agua y vehículos blindados de transporte de personal y erigiendo barreras de alambre de púas. Las protestas también tuvieron lugar en varias otras ciudades, incluidas Brest y Grodno.

La multitud en Minsk incluía a unas 100.000 personas, dijo Ales Bialiatski, director de la organización de derechos humanos Viasna. Indicó que decenas de manifestantes fueron arrestados en Minsk y Grodno.

Las protestas comenzaron el 9 de agosto después de unas elecciones que, según los resultados oficiales, dieron al presidente Alexander Lukashenko un sexto mandato; opositores y algunos trabajadores electorales aseguran que los resultados fueron manipulados.

Lukashenko, que ha reprimido a la oposición y a los medios de comunicación independientes durante 26 años en el poder, ha rechazado las sugerencias de diálogo con los manifestantes. Muchos miembros del Consejo de Coordinación que se formó por la oposición para impulsar una transición de poder han sido arrestados o han huido del país.

Los manifestantes de Minsk portaban banderas rojas y blancas; algunos llevaban carteles que representaban a Lukashenko como una cucaracha bigotuda.

Aunque las protestas han tenido lugar todos los días desde las elecciones, las congregaciones dominicales en Minsk han sido, por mucho, las más grandes y han atraído hasta 200.000 personas.

Todos los domingos, se están mostrando a ustedes mismos y al mundo que el pueblo bielorruso es el poder, dijo Sviatlana Tsikhanouskaya, la principal rival de Lukashenko en las elecciones, en un mensaje de video desde Lituania, donde se encuentra en el exilio.

También el domingo, la portavoz del Ministerio del Interior, Olga Chemodanova, dijo que se abrió una investigación después de que hackers divulgaran la información personal de más de 1.000 empleados del ministerio, que dirige las fuerzas policiales.

___

Jim Heintz contribuyó a este informe desde Moscú.