Exclusiva AP: Surgen más denuncias de migrantes con cirugías

y procedimientos no deseados por mujeres inmigrantes y que ponen en riesgo su capacidad de tener hijos. Algunos de los procedimientos podrían haber resultado en una esterilización, intencional o no,...

y procedimientos no deseados por mujeres inmigrantes y que ponen en riesgo su capacidad de tener hijos. Algunos de los procedimientos podrían haber resultado en una esterilización, intencional o no, declaró un abogado.

Una revisión de The Associated Press a los registros médicos de cuatro inmigrantes detenidas y entrevistas con sus abogados revelaron crecientes acusaciones de que Amin realizó cirugías y otros procedimientos que las inmigrantes nunca solicitaron o no comprendían en su totalidad.

A pesar de que algunos de los procedimientos podrían justificarse basándose en los problemas documentados en los registros, las mujeres no dieron su consentimiento o no tenían conocimiento pleno, lo que genera graves problemas éticos y legales, informaron expertos legales y médicos.

Amin ha realizado cirugías y otros tratamientos ginecológicos a por lo menos ocho de las mujeres que han pasado por el Centro de Detención del condado de Irwin desde 2017, incluso una histerectomía, dijo Andrew Free, abogado de derechos civiles y migratorios que trabaja con otros colegas para investigar los tratamientos médicos realizados en el lugar. Varios médicos, a pedido de los abogados, están examinando los nuevos registros y más mujeres han reportado ser pacientes de Amin, dijo Free.

Hay indicios de que existe una falta sistémica de consentimiento informado y legalmente válido para realizar procedimientos, lo que a final de cuentas podría resultar en una esterilización, intencional o no intencional, declaró.

La revisión hecha por The Associated Press no encontró evidencia de histerectomías masivas en el centro de detenciones, como se dice en una denuncia presentada por una enfermera. Dawn Wooten dijo que muchas mujeres detenidas fueron llevadas a un ginecólogo que no nombró y a quien llamó el colector de úteros debido al número de histerectomías que realizó.

La denuncia desató una furiosa reacción de congresistas demócratas y una investigación del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional. Evocó además comparaciones con esfuerzos previos aprobados por el gobierno en Estados Unidos para esterilizar a personas con el pretexto de mejorar la sociedad: víctimas que eran desproporcionalmente pobres, enfermos mentales, indígenas, negros y otras minorías. Treinta y tres estados tuvieron programas de esterilización forzada en el siglo XX.

Una abogada que ayudó a presentar la denuncia dijo que ella nunca habló con alguna mujer que hubiera tenido una histerectomía. Priyanka Bhatt, abogada por el grupo Project South, dijo al The Washington Post que ella incluyó las acusaciones de histerectomía porque quería desatar una investigación para determinar si eran ciertas,

Tengo la responsabilidad de escuchar a las mujeres con las que he hablado, dijo Bhatt a la AP el viernes. Agregó que una mujer afirmó que fue presionada reiteradamente para someterse a una histerectomía y que las autoridades le dijeron que no pagarían por una segunda opinión médica.

Amin dijo a The Intercept, que reportó inicialmente la denuncia de Wooten, que él solamente ha realizado dos histerectomías en los últimos tres años. Su abogado, Scott Grubman, dijo en una declaración: Esperamos que todos los hechos salgan a la luz y una vez que eso suceda, el doctor Amin será exonerado de sospechas.

Grubman no respondió el jueves a nuevas preguntas.

En una declaración el viernes, el director del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), Tony Pham, aseguró: Si hay algo de verdad en esas acusaciones, estoy comprometido a hacer las correcciones necesarias para asegurarnos de que continuamos dando prioridad a la salud, el bienestar y la seguridad de los detenidos de ICE.

LaSalle Corrections, la firma privada que opera el centro de detención, dijo en una declaración que refuta enérgicamente esas acusaciones y cualquier insinuación de conducta inapropiada.

Las mujeres detenidas en el Irwin County Detention Center y que necesitaban un ginecólogo eran llevadas usualmente al doctor Amin, de acuerdo con historiales médicos provistos a la AP por el abogado Free y el abogado Alexis Ruiz, que representa a Cardentey. Las entrevistas con detenidas y sus abogados indican que algunas mujeres le tenían miedo al doctor.