Dos bancos españoles buscan una fusión en un momento difícil

Dos de los bancos más grandes de España se preparaban para fusionarse y crear la mayor entidad del país, con activos de más de 600.000 millones de euros (708.000 millones de dólares), lo que plan...

Dos de los bancos más grandes de España se preparaban para fusionarse y crear la mayor entidad del país, con activos de más de 600.000 millones de euros (708.000 millones de dólares), lo que planteaba la perspectiva de más despidos en un momento difícil para el sector financiero.

Las juntas directivas de CaixaBank y Bankia tenían previsto reunirse el jueves para pulir los últimos detalles del acuerdo, según una fuente de CaixaBank que habló bajo condición de anonimato porque las negociaciones eran confidenciales.

El anuncio del acuerdo, que lleva semanas en desarrollo, podría notificarse en los próximos días a la Bolsa de Madrid, indicó la persona.

Una fusión entre CaixaBank, el banco más grande en el mercado nacional, y Bankia, el mayor banco hipotecario del país, podría dar pie a otras operaciones de consolidación en el sector financiero.

Los bancos en Europa están sufriendo por las bajas tasas de interés, que presionan sus beneficios por préstamos, una grave crisis económica y la incertidumbre en torno a la pandemia del coronavirus y la salida británica de la Unión Europea.

El gobierno español ha dado luz verde a la posible fusión, indicando que el sector necesita consolidarse, a pesar de que se espera que suponga la destrucción de más de 50.000 empleos. Los dos bancos están apostando por la banca a través de internet, reduciendo la necesidad de oficinas bancarias.

CaixaBank S.A. es uno de los tres mayores bancos en España, junto con Santander y BBVA. Tiene más de 35.700 empleados y casi 4.600 oficinas.

Con unos 15,6 millones de clientes, tiene una cuota de mercado del 44% en empresas. El año pasado reportó unos beneficios de 1.700 millones de euros (2.000 millones de dólares).

Bankia S.A. se creó en 2010 con la fusión de siete caja de ahorros regionales para sobrevivir a la crisis financiera de esa época. Es el cuarto banco más grande de España por activos.

Después de un rescate del gobierno en 2012, el 61,8% de las acciones de Bankia son propiedad del estado, mientras que el resto cotiza en el mercado bursátil. Tiene unos 15.600 empleados y el año pasado declaró unos beneficios de 541 millones de euros (638,5 millones de dólares).

Santander y BBVA tienen operaciones internacionales más grandes que CaixaBank.