Uganda y Tanzania acuerdan construir largo oleoducto

El presidente ugandés Yoweri Museveni y su homólogo de Tanzania John Magufuli firmaron un acuerdo el domingo para la construcción de lo que dicen será el oleoducto de crudo calentado más largo de...

El presidente ugandés Yoweri Museveni y su homólogo de Tanzania John Magufuli firmaron un acuerdo el domingo para la construcción de lo que dicen será el oleoducto de crudo calentado más largo del mundo, el cual vinculará los campos petroleros del oeste de Uganda con el puerto de Tanga en el Océano índico.

Los mandatarios se reunieron en la remota localidad de Chato, Tanzania, para firmar el acuerdo.

Se prevé que la construcción del ducto de 1.443 kilómetros (897 millas) de longitud comience en 2021 a un costo estimado de 3.500 millones de dólares, según las autoridades de Uganda, que se dijeron optimistas de que el dinero que perciba el gobierno a partir de los yacimientos petroleros podrá financiar ambiciosos proyectos de infraestructura y catapultar al país a un estatus de ingresos intermedios. No se dieron a conocer de inmediato detalles adicionales del acuerdo, incluyendo quién sería el responsable de la construcción del oleoducto ni cómo se financiará.

La petrolera francesa Total, un importante inversionista en la industria en Uganda, anunció la semana pasada que había llegado a un acuerdo con las autoridades del país que administran el oleducto de exportación de crudo, el cual atravesará delicadas zonas protegidas, ríos y campos de cultivo.

Las condiciones están listas para incrementar las actividades del proyecto y, en particular, reanudaremos las actividades de adquisición de tierras en Uganda, al tiempo que respetamos los estándares más elevados de derechos humanos, informó la oficina de Total en Uganda en un comunicado.

A pesar de las garantías, grupos de monitoreo locales y externos han advertido que el proyecto del oleoducto pone en riesgo los derechos de las comunidades locales, pues podría obligar a más de 12.000 familias a desplazarse, y también amenazar ecosistemas vitales.

El grupo francés FIDH de defensa de los derechos humanos citó ataques a defensores de esos derechos que se oponen al proyecto, un ambiente de temor, y un sistema de justicia lento e inaccesible para las personas vulnerables. Total también enfrenta críticas por la perforación de pozos petroleros en el Parque Nacional de las Cataratas Murchison, una zona protegida muy popular entre los turistas.