Protesta obrera paraliza ampliación del Canal de Panamá

Un paro de 24 horas de un frente de organizaciones obreras y sociales impactó el martes los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá.El poderoso sindicato de la construcción apoyó la medida de...

Un paro de 24 horas de un frente de organizaciones obreras y sociales impactó el martes los trabajos de la ampliación del Canal de Panamá.

El poderoso sindicato de la construcción apoyó la medida de presión, impulsada por el Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales de Panamá.

Las autoridades del canal señalaron que los trabajos en la ampliación, en el Atlántico y el Pacífico, fueron paralizados por los miles de obreros afiliados a ese gremio. La actividad en la construcción de rascacielos en la capital también fue irregular.

La ampliación del canal, la mayor obra de inversión pública emprendida por Panamá en su historia y que arrastra un atraso de algo más de un año, está en su recta final.

"Este paro nos perjudica grandemente... dado que por cada día que se detiene, las pérdidas se calculan en un millón de dólares", aseguró la Autoridad del Canal de Panamá en un comunicado por la tarde.

El Frente dijo que la jornada fue una advertencia al gobierno y como una acción contra los presuntos planes oficiales de reformar la seguridad social con aumentos de la edad de jubilación. También cuestionó lo que calificó de administración de justicia "corrupta" en alusión a fallos que, según los dirigentes, desfavorecen a la clase obrera y pobre.

La Secretaría de Comunicación del Estado dijo en un comentario enviado a The Associated Press que "es una medida que ni ciudadanía ni el gobierno panameño comprende, ya que está basada totalmente en especulaciones".

El presidente Juan Carlos Varela, un líder centrista que asumió su quinquenio en julio 2014, afirmó a periodistas que respetaba el derecho a protestar pero exigió que se permita la libre circulación de los ciudadanos. En la jornada, miles de trabajadores de la construcción marcharon en diversos puntos de la capital y en las provincias del interior del país. Los empresarios rechazaron la paralización.