Hollande emprende ofensiva diplomática anti Estado Islámico

El presidente francés Francois Hollande emprendió esta semana una intensa ofensiva diplomática para coordinar las acciones de Francia, Estados Unidos y Rusia en la lucha contra el grupo Estado...

El presidente francés Francois Hollande emprendió esta semana una intensa ofensiva diplomática para coordinar las acciones de Francia, Estados Unidos y Rusia en la lucha contra el grupo Estado Islámico en Siria tras los atentados en París que sacudieron a Occidente.

El mandatario galo no tendrá una tarea fácil en su intento por coordinar las estrategias de Washington y Moscú. La semana pasada, Hollande exhortó a Rusia y a Estados Unidos a que dejen de lado sus diferencias políticas en torno a Siria y a que "combatan a este ejército terrorista en una coalición única y amplia".

Sin embargo, la presidencia francesa reconoció que el término "coordinación" parece un objetivo mucho más realista.

"No estamos hablando de un centro de mando. Estamos hablando de coordinación de métodos e intercambio de inteligencia", dijo el lunes un diplomático francés que solicitó el anonimato porque no está autorizado a hacer declaraciones públicas sobre el tema.

Hollande viajará el martes a Washington y el jueves a Moscú con un sólo propósito: "atacar juntos a Daesh", dijo el diplomático, que utilizó las siglas árabes del EI.

Los ataques del 13 de noviembre en París contra una popular sala de conciertos, restaurantes y en las cercanías del estadio nacional revelaron los nuevos alcances del grupo Estado Islámico, capaz de perpetrar atentados en el corazón de Europa.

Francia se sumó el año pasado a la coalición encabezada por Estados Unidos que combate al EI en Irak y en septiembre amplió su campaña a Siria.

Después de los atentados, el gobierno francés envió a su portaaviones Charles de Gaulle con 26 cazas al Mediterráneo a fin de que contribuya al combate contra los extremistas del EI en Siria.

En Washington, Hollande tiene previsto proponer una cooperación militar más eficaz y mejorar el intercambio de información de inteligencia. El presidente galo y Obama también examinarán el proceso de paz para Siria, conocido como el proceso de Viena.

Estados Unidos y Francia proponen una transición que propicie la salida del presidente sirio Bashar Assad, aspecto que París considera crucial para una solución política. Hasta la fecha Rusia se ha opuesto a la partida de Assad.

"Una solución política significa tener la capacidad de crear un gobierno de unidad en Siria y afirmar claramente que Assad no puede ser el futuro del país que ha contribuido a destrozar", declaró el lunes Hollande.

En Moscú, las acciones de Francia se centrarán en tres ejes estratégicos principales: impedir a Assad que agreda a civiles, atacar al grupo EI --no a la oposición moderada siria-- y hacer progresos en el proceso que conduzca a la partida del mandatario.

Rusia efectúa una campaña aérea en Siria desde el 30 de septiembre.

El gobierno francés confía en que Putin considere "reevaluar" la postura de su país y trabaje con Francia y Estados Unidos después de que Moscú dijera que había confirmado que el avión de una aerolínea rusa que cayó en la península egipcia del Sinaí, en el que murieron sus 224 ocupantes, fue derribado mediante una bomba.

Hollande también se entrevistará el miércoles con la canciller alemana Angela Merkel y el jueves hará lo propio con el primer ministro italiano Matteo Renzi en París, después de sus reuniones del lunes con el primer ministro británico David Cameron y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Previsiblemente habrá numerosas reuniones bilaterales a partir del 30 de noviembre, cuando 140 jefes de estado comiencen a llegar a París para asistir a una conferencia crucial de la ONU sobre el clima.

___

John-Thor Dahlburg en Bruselas contribuyó a este despacho.