Cuotas, virus impiden que convictos puedan votar en Florida

Cuando los electores en Florida votaron a favor de permitir que la mayoría de los convictos votaran después de cumplir sus sentencias, muchos esperaban que los demócratas se beneficiarían más de ...

Cuando los electores en Florida votaron a favor de permitir que la mayoría de los convictos votaran después de cumplir sus sentencias, muchos esperaban que los demócratas se beneficiarían más de la participación de los más de 1,4 millones de nuevos votantes elegibles en la elección de este año.

Pero la pandemia de coronavirus, que ha dificultado los intentos de registro, y un polémico requisito para que los expresidiarios paguen una serie de costos antes de que les regresen sus derechos, han complicado el proceso en este estado de cambiante tendencia política.

El estado no registra cuántos convictos o ciudadanos que regresan como muchos activistas les llaman, han sido registrados desde que se aprobó la Enmienda 4 en 2018, que eliminó una restricción impuesta tras la Guerra Civil. Pero Desmond Meade, presidente de la Coalición para la Restauración de Derechos de Florida, la principal promotora de la enmienda, calcula que son 100.000.

Meade espera que se sumen otros 40.000 para la fecha límite de registro para la elección general del estado el 5 de octubre.

Aunque el total está lejos de la cifra anticipada de nuevos votantes, Meade señala que unos 140.000 todavía son más que los 110.000 votos con los cuales ganó en Florida el presidente Donald Trump en 2016 y los muy recordados 537 votos que separaron al republicano George W. Bush del demócrata Al Gore en 2000.

Por supuesto que no todos los expresidiarios votan por los demócratas, pero algunos observadores argumentan que el partido podría ser el mayor beneficiado ya que, de forma desproporcionada, los afroamericanos están representados en la población de convictos de Florida y por mucho favorecen al partido.

Sin embargo, una disputa sobre el texto de la enmienda significa que no cumplió su promesa.

La Enmienda 4 permite que personas condenadas por delitos, con excepción de homicidios y delitos sexuales, se registren una vez que terminen sus sentencias.

Los que apoyan la medida dicen que los convictos deberían poder votar cuando acaban su sentencia y libertad condicional, pero el gobernador Ron DeSantis, un republicano, y el Congreso estatal con mayoría republicana señalan que la enmienda también exige que los convictos paguen cualquier multa, cuota y restitución que deban, y el año pasado promulgaron una ley que lo especifica. Quienes apoyan la enmienda ya apelaron en la corte.