EEUU: Firmas eléctricas interesadas en utilizar drones

Las compañías eléctricas ven gran potencial en la utilización de drones para efectuar las labores a menudo peligrosas de inspección de cables y torres, pero se han tardado en adoptar esa tecnología...

Las compañías eléctricas ven gran potencial en la utilización de drones para efectuar las labores a menudo peligrosas de inspección de cables y torres, pero se han tardado en adoptar esa tecnología debido a la rigurosidad de las normativas.

Las aeronaves de control remoto hacen que el trabajo de los empleados en los tendidos eléctricos sea más seguro, más eficiente y más económico, según el Instituto de Investigación de Fuerza Eléctrica, que el mes pasado organizó un curso de tres días a fin de ayudar a casi una decena de compañías eléctricas a escoger los mejores dispositivos para esa actividad.

Varios drones miniatura parecidos a un helicóptero, algunos provistos de cámaras y demás sensores, fueron utilizados en una demostración de inspecciones a líneas de tensión en las Montañas Catskill.

"Queremos iniciar la utilización de drones en la próxima primavera, cuando comienza la temporada de inspecciones", dijo Alan Ettlinger, director de investigación y tecnología de la Autoridad Eléctrica de Nueva York que asistió al curso.

Las compañías eléctricas gastan millones de dólares en inspecciones a tendidos eléctricos que a menudo se ubican en lugares de difícil acceso. Desde hace años ha interesado al sector la posible utilización de los drones, pero avanzan más lentamente que las empresas europeas en la adopción de la tecnología debido a las restricciones legales que persisten en Estados Unidos.

Mientras que los aficionados pueden volar drones sin certificado alguno, la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) exige un documento especial a las empresas.

Existen numerosas condiciones y limitaciones: el operador del dron necesita tener licencia de piloto, el aparato debe pesar menos de 25 kilogramos (55 libras), los vuelos no deben rebasar una altura de más de 61 metros (200 pies) sobre el suelo, y debe ser manejado en la línea visual del piloto.

La FAA considera a los drones como cualquier aeronave por razones de seguridad, en tanto que las empresas están sujetas a normas estrictas a fin de conseguir un permiso para utilizarlos, según la agencia.

La FAA autorizó a siete empresas de servicios públicos en el país a que prueben la tecnología de los drones. La empresa eléctrica Consumers Energy en Michigan efectuó durante el verano varias pruebas en las que utilizó su propio dron de ocho rotores y varios vehículos aéreos no tripulados bajo control de vendedores externos para inspeccionar turbinas de viento, postes de luz y transformadores.

Las compañías de otros sectores, como perforadoras de yacimientos de petróleo y gas, operadores de oleoductos, constructoras y firmas agrícolas, también investigan el aprovechamiento de estas aeronaves para hacer inspecciones y mapeos con mayor rapidez, precisión y seguridad, así como a menor costo.