Sureste asiático crea sociedad económica; persisten desafíos

Trece años después de que se planteara la idea, los líderes del sureste asiático crearon el domingo formalmente una asociación económica unificada en una región más poblada y diversa que la Unión...

Trece años después de que se planteara la idea, los líderes del sureste asiático crearon el domingo formalmente una asociación económica unificada en una región más poblada y diversa que la Unión Europea o América del Norte, con la expectativa de competir con China e India.

Los 10 gobernantes de los países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático suscribieron una declaración durante la cumbre de la Comunidad Económica de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

El anfitrión de la cumbre, el primer ministro de Malasia, Najib Razak, elogió la creación de la nueva Comunidad Económica de la ASEAN (CEA) como un "logro histórico" e instó a los miembros a acelerar la integración. "La región está preparada para ampliarse exponencialmente", dijo.

LA CEA ya era una realidad y muchos de sus principios estaban vigentes en la región, como la eliminación de barreras arancelarias y la cancelación de restricciones a las visas entre otros aspectos. La comunidad también ha propiciado una mayor cooperación política y cultural.

La CEA incrementará los ingresos y el empleo y fortalecerá la economía de la región para que ésta tenga capacidad de hacer frente a otros gigantes, dijo Michael G. Plummer, profesor de economía internacional en el Centro Europa de la Universidad Johns Hopkins, con sede en Bolonia, Italia.

Sin embargo, falta bastante para que la nueva comunidad sea totalmente funcional una vez que se convierta en una entidad jurídica el 31 de diciembre.

"La CEA es sin duda el programa de integración económica más ambicioso en el mundo en desarrollo. Sin embargo, la puesta en marcha de la CEA será un curso arduo. Falta mucho por hacer y la región afronta muchos desafíos por resolver. La CEA es un proceso", declaró Plummer.

La alianza se queda corta en aspectos más delicados políticamente como la apertura en la agricultura, el sector del acero, la producción automovilística y otros sectores protegidos. Los ciudadanos de la ANSEA podrán trabajar en otros países de la región, pero sólo en ocho sectores, como ingeniería, contabilidad y turismo.

Estos sectores representan apenas el 1,5% del total de los puestos de trabajo en la región, en tanto que los países anfitriones pueden todavía imponer obstáculos regulatorios constitucionales que restrinjan la llegada de talento.

El comercio intrarregional continúa en alrededor del 24% del total del comercio global de la ANSEA en la última década, muy por abajo del 60% que representa en la Unión Europea.

Los países de la ANSEA también han tenido problemas para superar problemas diplomáticos como las disputas fronterizas entre Camboya y Vietnam, o la incapacidad de Indonesia para combatir los incendios forestales anuales que se prolongan durante meses y producen emisiones peligrosas que llegan a Malasia, Singapur y Tailandia.

La ANSEA tiene 630 millones de habitantes gobernados bajo diversos sistemas, como democracias inestables, dictaduras militares, gobiernos cuasi-civiles, regímenes autoritarios, monarquías y comunismo.