Médicos británicos piden reconocer su labor en la pandemia

marcharon hacia las puertas de Downing Street, donde se localiza la residencia y la oficina del primer ministro, coreando: ¡Boris Johnson, escúchanos gritar! ¡Páganos como se debe o lárgate!.

marcharon hacia las puertas de Downing Street, donde se localiza la residencia y la oficina del primer ministro, coreando: ¡Boris Johnson, escúchanos gritar! ¡Páganos como se debe o lárgate!.

Los trabajadores médicos han sido aclamados como héroes durante la pandemia, tanto por el gobierno como por la gente, pero algunos dicen que una década de recortes en el gasto público por parte de Johnson y anteriores primeros ministros conservadores ha dejado en muy mal estado al Servicio Nacional de Salud, que es financiado por el estado.

Un manifestante en Glasgow, Escocia, portaba una pancarta que leía Basta de elogios vacíos. (Denos) un aumento justo. Otro decía: ¿Quién te salvó, Boris?.

El cartel aludió al hecho de que el propio Johnson contrajo COVID-19 y pasó tres noches en cuidados intensivos en el Hospital St. Thomas de Londres. Más tarde agradeció al personal de ese nosocomio por salvarle la vida.

Las enfermeras, médicos subalternos y otros asistentes médicos están enojados porque quedaron fuera de los planes de dar un aumento salarial superior a la inflación a casi 1 millón de trabajadores del sector público porque tienen un contrato diferente con el gobierno británico.

Dave Carr, un enfermero de cuidados intensivos del Hospital St. Thomas, dijo que superar el brote fue lo más difícil que he hecho en mi vida y todos estamos exhaustos.