Gran Bretaña dice que no usará 50 millones de máscaras

El gobierno británico dice que no va a utilizar 50 millones de máscaras que compró apresuradamente para proteger al personal médico durante la pandemia de coronavirus debido a preocupación de que...

El gobierno británico dice que no va a utilizar 50 millones de máscaras que compró apresuradamente para proteger al personal médico durante la pandemia de coronavirus debido a preocupación de que no sean seguras.

La admisión desató llamados de la oposición a una investigación inmediata de la forma en que se otorgaron los contratos para suministros.

Las máscaras fueron parte de un contrato de 252 millones de libras (332 millones de dólares) firmado por el gobierno con la firma de inversiones Ayanda Capital en abril. Documentos presentados en una causa en las cortes revelan que las máscaras no serán distribuidas porque tienen lazos para las orejas en lugar de para la cabeza y pudieran no ajustarse bien.

Los documentos, publicados el jueves, son parte de una demanda contra el gobierno conservador por los grupos Good Law Project y EveryDoctor. Los grupos quieren que las cortes revisen los contratos firmados por el gobierno para equipo protector personal, que ellos dicen no fueron examinados debidamente.

Cuando el brote de coronavirus se aceleraba en el Reino Unido en marzo, se volvió claro que el país carecía de suficientes máscaras, guantes, batas y otro material protector para el personal médico y de hogares de ancianos. Eso desató una premura para adquirir millones de máscaras y otro equipo de compañías en todo el mundo.

Jolyon Maugham, director del Good Law Project, dijo que el gobierno había firmado tres contratos por valor de más de 100 millones de libras cada uno con una compañía de control de plagas, un confitero y un fondo de inversiones de alto riesgo.

Cada uno de esos contratos ha revelado una causa real para alarma", dijo.

En su respuesta a la demanda, el gobierno dijo que la oferta de suministrar los 50 millones de máscaras provino de Andrew Mills, un empresario que es asesor de la junta de Comercio del gobierno y de Avanda Capital. Mills ha negado que haya habido un conflicto de intereses.

El gobierno dijo que otros 150 millones de máscaras de un tipo diferente provisto por Avanda Capital sigue estando a prueba.

El primer ministro Boris Johnson dijo que estaba muy decepcionado de que el cargamento de máscaras no era utilizable. Pero dijo que Gran Bretaña había corrido una carrera colosal contra el tiempo para obtener el suministro de equipo y almacenarlo para caso de que ocurra una segunda ola de infecciones en el otoño y el invierno.