N. Zelanda: 4 británicos y 2 australianos mueren en glaciar

Cuatro turistas británicos, dos australianos y el piloto neocelandés estaban en un helicóptero que cayó en un glaciar escénico en Nueva Zelanda, dijo la policía.Los socorristas intentaban el domingo...

Cuatro turistas británicos, dos australianos y el piloto neocelandés estaban en un helicóptero que cayó en un glaciar escénico en Nueva Zelanda, dijo la policía.

Los socorristas intentaban el domingo recuperar los cadáveres del glaciar Fox, donde los restos de la aeronave permanecían dentro de una grieta. La policía indicó en un comunicado que la operación era "muy desafiante" debido a lo difícil del terreno.

Según las autoridades las víctimas fueron los británicos Nigel Charlton, de 66 años, y Cynthia Charlton, de 70, de Hampshire, y Katharine Walker, de 51, y Andrew Virco, de 50, de Cambridge; los australianos Leang Sovannmony, de 27, y Josephine Gibson, de 29, de Australia meridional, así como el piloto neocelandés Mitchell Gameren, de 28 años, de Queenstown.

El glaciar Fox es un popular destino turístico en la Isla Sur de Nueva Zelanda.

El alcalde del distrito Grey, Tony Kokshoorn, dijo que el clima "no era el ideal para volar en helicóptero" porque había lluvias intermitentes y nubes a baja altura.

Kokshoorn dijo que la temporada turística ha tenido un inicio irregular en el hemisferio sur, y el mal clima ha estado generando presión sobre algunos operadores turísticos.

"Esa puede ser una situación delicada", afirmó. "Los operadores hacen su mejor esfuerzo para llevar personas allá arriba, pero obviamente algo salió muy mal".

Señaló que los glaciares han retrocedido en los últimos años y que la única manera de verlos de cerca es en helicóptero.

Dijo que los operadores turísticos ofrecen distintos planes, y un viaje básico típicamente implica un vuelo de 10 minutos hasta la parte más alta del glaciar, donde los turistas pueden caminar durante una media hora antes de emprender el regreso.

Peter Northcote, portavoz de la Comisión Investigadora de Accidentes de Transporte, dijo que la aeronave llevaba turistas cuando se vino abajo. Un equipo de investigadores tiene previsto recorrer el lugar en los próximos días, agregó.

Nueve personas perdieron la vida en 2010 cuando un avión de paracaidismo cayó cerca del mismo glaciar.

El turismo es una importante fuente de divisas para Nueva Zelanda, pero algunos critican lo que consideran es una excesiva laxitud en las normas de seguridad.