En un instante horrible, Beirut quedó arrasada

almacenadas allí desde 2013.

almacenadas allí desde 2013.

Freddy y el segundo equipo de bomberos llegaron 2 minutos después. Cada uno se ocupó de una sección del puerto. Durante las 24 horas siguientes, extrajeron cadáveres ”Freddy dice que encontró 10_, pero uno solo era de uno de sus compañeros, llamado Sahar.

Buscábamos a nuestros amigos, pero había muchos muertos, dijo en la calle principal del puerto, agobiado por el hollín, el polvo y la tristeza. La destrucción es total. Nada está donde debería estar.

Sus ojos se llenaron de lágrimas al pensar en sus compañeros y su ciudad. Líbano está habituado a la destrucción, pero no de esta magnitud. No hay una casa en la costa que no haya sufrido daños, dijo.

Al menos 130 personas murieron, más de 5.000 resultaron heridas, y elegantes edificios, calles de tiendas elegantes y largos tramos del famoso paseo costero quedaron reducidos a escombros.

Los beirutíes buscaban a sus seres queridos desaparecidos y vendaban sus heridas. Inspeccionaban sus viviendas para ver si eran habitables o retirar lo que pudieran y buscar dónde alojarse.

Karout, el dueño del gimnasio, dijo que después del shock inicial sobrevino una destrucción total. Tres hospitales de la zona alcanzados por la onda quedaron inutilizados. Otros no podían ayudar a la gente. No están equipados para esto, dijo.

Ahora llora la suerte de Barbell. La explosión arrasó con el fruto de años de trabajo realmente duro.

¿Quién pagará esto?, se preguntó. No tiene arreglo.

Beirut ya no existe.