EEUU: Juez pide anular doctrina que protege a policías

Un juez federal de Mississippi emitió un fallo redactado con particular dureza en el que pide a la Corte Suprema anular el principio de inmunidad calificada, el cual protege a los agentes del orden p...

Un juez federal de Mississippi emitió un fallo redactado con particular dureza en el que pide a la Corte Suprema anular el principio de inmunidad calificada, el cual protege a los agentes del orden público de ser demandados por algunas de sus acciones.

El juez de distrito Carlton Reeves desestimó el martes una demanda que Clarence Jamison, un afroestadounidense de Neeses, Carolina del Sur, interpuso contra un agente de la policía de Mississippi, Nick McClendon. La querella decía que el policía, quien es blanco, usó la raza de Jamison como un factor motivador para marcarle el alto mientras conducía.

Al desestimar el caso, Reeves citó precedentes judiciales sobre inmunidad calificada, pero escribió que el principio ha protegido a agentes que violan los derechos constitucionales de la gente.

La Constitución dice que todos tienen derecho a una protección igual de la ley, incluso a manos de las fuerzas del orden, escribió Reeves. Con el paso de las décadas, sin embargo, los jueces han inventado una doctrina legal para proteger a los oficiales de policía para que no enfrenten las consecuencias de sus transgresiones. La doctrina se llama ˜inmunidad calificada'. En la vida real funciona como inmunidad absoluta", añadió.

Reeves, quien es afroestadounidense, fue nominado a la magistratura federal por el expresidente Barack Obama por un distrito que cubre la mitad meridional de Mississippi. Reeves comenzó su fallo del martes con una enumeración del daño policial a personas de raza negra, incluidas las muertes de George Floyd, Breonna Taylor, Rayshard Brooks y Sandra Bland a manos de la policía.

Así como la Corte Suprema eliminó la doctrina errónea de ˜separados pero iguales™, también debería eliminar la doctrina de inmunidad calificada... No perdamos tiempo en corregir este error", escribió Reeves.

La querella de Jamison, entablada en 2016, decía que estaba conduciendo su automóvil Mercedes el 29 de julio de 2013 cuando McClendon lo paró en la interestatal 20 en Pelahatchie, a unos 40 kilómetros (25 millas) al este de Jackson, la capital de Mississippi.

McClendon era un agente de la localidad aledaña de Richland y estaba trabajando cerca de Pelahatchie por un acuerdo local. Jamison iba de regreso a Carolina del Sur, tras unas vacaciones en el oeste de Estados Unidos.

Jamison fue detenido y sometido durante 110 minutos a un agente policial que lo acosó, presionó, mintió, y luego registró su auto de arriba abajo en busca de drogas, escribió Reeves. No encontró nada. Jamison no es un traficante de drogas. Es un soldador.

La demanda señala que el automóvil de Jamison sufrió daños durante el registro y que lo dejaron al costado de la carretera al anochecer.

Afortunadamente, Jamison dejó el sitio con vida, escribió Reeves. Demasiados otros no lo han hecho.

Reeves escribió que el Tribunal Federal de Apelaciones del 4to Circuito, que atiende los casos de Maryland, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Virginia Occidental, recientemente señaló en un caso de inmunidad calificada que: Aunque reconocemos que a nuestros agentes policiales a menudo se les pide tomar decisiones en una fracción de segundo, esperamos que lo hagan con respeto por la dignidad y el valor de las vidas de personas negras.

Este tribunal está de acuerdo, escribió Reeves. Por desgracia, miles han fallecido a manos de las fuerzas del orden público a lo largo de los años y la cifra de muertes sigue aumentando.