Miami: acusan de lavado de dinero a exministro guatemalteco

Un exministro de Economía de Guatemala que permanece prófugo fue acusado el miércoles en Miami de haber participado en una asociación ilícita que lavaba millones de dólares provenientes del narc...

Un exministro de Economía de Guatemala que permanece prófugo fue acusado el miércoles en Miami de haber participado en una asociación ilícita que lavaba millones de dólares provenientes del narcotráfico y otras actividades ilícitas.

La fiscalía federal acusó a Asiscio Valladares Urruela, de 44 años, de ayudar a lavar cerca de 10 millones de dólares en una conspiración que se extendió por al menos cuatro años.

De acuerdo con una investigación del FBI y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), Valladares permitía el comercio de drogas ilegales creando una demanda de dinero que no podía ser rastreada y que él utilizaba para sobornar a políticos corruptos de su país.

Este caso demuestra las desafortunadas relaciones que a veces existen en los países de Centroamérica y Sudamérica entre narcotraficantes, empresarios y políticos corruptos, dijo la fiscal estadounidense Ariana Fajardo Orshan en una declaración escrita. Si bien Miami sirve como un puente entre Estados Unidos y nuestros vecinos del sur, los narcotraficantes, funcionarios corruptos y su dinero sucio no son bienvenidos en nuestro distrito.

Valladares, un abogado que se desempeñó en la cartera económica de Guatemala durante la anterior administración del presidente Jimmy Morales, también era buscado por la justicia de su país. Allí está acusado de asociación ilícita y lavado de dinero.

Las acusaciones estadounidenses fueron avaladas por una declaración jurada firmada por el agente especial del FBI Paul West ante el juez federal Edwin Torres.

Según la investigación de las autoridades estadounidenses, en la conspiración por la que está acusado el exministro participaron también un importante narcotraficante, un político corrupto de Guatemala, y al menos un funcionario de un banco de su país. El lavado de dinero se habría extendido entre 2014 y 2018 y parte del dinero pasó por Estados Unidos. Los fiscales alegan que dos empresas de Miami habrían ayudado a enviar dinero a Sudamérica.

Los fiscales guatemaltecos alegan que entre 2012 y 2015, algunos legisladores recibieron sobornos a través de la por entonces vicepresidenta Roxana Baldetti para que aprobaran algunas leyes, entre ellas a una que beneficiaba a la empresa de telecomunicaciones TIGO. Valladares, que en ese momento era el representante legal de esa empresa, habría entregado dinero a Baldetti para que ella a su vez sobornara a los congresistas.