México: Detienen al líder del cártel de Santa Rosa de Lima

vestía una sudadera gris, pantalones de mezclilla rotos y botas de construcción en las imágenes que distribuyó el gobierno de Guanajuato.

vestía una sudadera gris, pantalones de mezclilla rotos y botas de construcción en las imágenes que distribuyó el gobierno de Guanajuato.

El Ejército señaló en un comunicado que fue detenido en un operativo cerca de Santa Rosa de Lima, con base en trabajo de inteligencia que indicaba la presencia de miembros del grupo en dos casas. Yépez Ortiz fue capturado junto con su jefe de seguridad y otros cuatro integrantes. Además, se incautaron cinco fusiles, tres pistolas y un lanzagranadas.

Ha ido generándose cierta mitología en torno a la figura de El Marro, incluyendo la creencia de que él y un cercano grupo de seguidores pudieron eludir a la justicia durante años al persuadir a los habitantes locales para que organizaran bloqueos viales improvisados con el fin de que ellos pudieran escapar en vehículos todo terreno a través de caminos de tierra. Un vehículo de estas características fue localizado durante el operativo del domingo.

La comisionada de la Unidad de Análisis y Estrategia para la Seguridad Ciudadana del estado de Guanajuato, Sofia Huett, dijo hace algunos meses que el grupo se autodenominaba un cártel, pero en gran medida sólo operaba en la entidad, pasando de una actividad ilícita a otra.

En algún momento había grupos criminales, pandillas, no grandes cárteles, que se dedicaron a robar el tren, señaló Huett.

Después de que las fuerzas de seguridad combatieron ese delito, la pandilla comenzó a robar combustible de oleoductos y permitía a los habitantes llenar recipientes de plástico con gasolina o diesel. Siempre conocido por una propensión a la violencia, el grupo delictivo de Santa Rosa de Lima comenzó a robar el combustible directamente de las refinerías. Pero cuando el gobierno incrementó la seguridad, recurrió a otros actos delictivos.

Ante la menor disponibilidad de gasolina... las organizaciones emigraron a otros delitos, como el propio narcomenudeo (venta de drogas al por menor) y el robo de vehículos y la extorsión, agregó Huett.

En el pasado, el CJNG ha tomado el control hábilmente de grupos delictivos locales en su implacable expansión por México, cooptando a sus miembros en una especie de estrategia de franquicias, y el de Santa Rosa de Lima tenía el mismo perfil.

Sin embargo, los de Jalisco no lograron hacerlo ceder. Hay reportes de que Oseguera envió a un sobrino a Guanajuato en 2017 para negociar un acuerdo con el grupo de Santa Rosa, por medio del cual el CJNG podría traficar drogas en el estado, mientras que la pandilla local conservaría el negocio de robo de combustible.

Pero el belicoso Yépez Ortiz, que suele usar palabras soeces en sus videos, se comprometió a nunca permitir el ingreso del cártel del vecino estado de Jalisco, ante lo cual se desató una enemistad letal.

Se desconoce si el arresto de El Marro derivará en que el CJNG ingresará ahora a Guanajuato sin problemas como lo ha hecho en muchos otros estados.

En julio, el CJNG publicó un video que funcionarios de defensa mexicanos dijeron fue grabado aparentemente cerca de la frontera entre Jalisco y Guanajuato. Las autoridades indicaron que mostraba una columna de unos 75 hombres armados del cártel de Jalisco vestidos con uniformes estilo militar y una docena de camionetas pickup modificadas, un cañón antiaéreo, nueve ametralladoras, 10 fusiles de francotirador, seis lanzagranadas y 54 fusiles de asalto.