Trabajadores protestan por reformas laborales en Panamá

Trabajadores protestaron el jueves de manera pacífica en la capital de Panamá y en varias provincias del interior en contra de reformas laborales propuestas para reglamentar las paralizaciones de co...

Trabajadores protestaron el jueves de manera pacífica en la capital de Panamá y en varias provincias del interior en contra de reformas laborales propuestas para reglamentar las paralizaciones de contratos de los empleados y que debate el Congreso en medio de la pandemia por el coronavirus.

En la capital panameña, obreros se congregaron en el céntrico Parque Belisario Porras de la capital y caminaron hasta la Asamblea Legislativa, en donde los diputados comenzaban el segundo debate de las reformas al código de trabajo de Panamá.

Estas reformas son nefastas para los logros que hemos alcanzado los trabajadores, se puede decir que en más cien años de lucha, dijo a la AP Yamir Córdoba, secretario de finanzas del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (SUNTRACAS). De un solo plumazo nos quietan conquistas de vieja data, apuntó.

A los trabajadores les preocupan principalmente los cambios que se han planteado en lo referente a la suspensión de los contratos laborales. Actualmente la legislación del código de trabajo plantea que la paralización de dichos contratos sólo puede abarcar un periodo máximo de cuatro meses. En tanto, las reformas laborales plantean una prolongación de hasta diez meses, es decir, hasta diciembre, y otorga las prerrogativas a los empleadores de mantener la cantidad de mano de obra que establezca conveniente de acuerdo a las afectaciones o no por la pandemia.

Los trabajadores consideran que si bien los cambios en materia laboral se plantean de manera temporal, aseguran que no hay garantía de ello porque no se tiene certeza de la evolución de la crisis por el coronavirus. También demandan al gobierno que incremente el monto de la ayuda social a la mano de obra laboral que están paralizada desde marzo por efectos de la emergencia sanitarua.

El Estado ha dispuesto una ayuda de cien dólares mensuales a más de 250.000 trabajadores panameños que se han visto afectados por la paralización de sus contratos y están en casa sin laborar. Las organizaciones de trabajadores y sindicatos demandan que la ayuda sea de 500 dólares mensuales mínimo. La consideran justa en un país cuyo salario mínimo mensual supera en promedio los 600 dólares. Muchos han considerado que la ayuda social que otorga el gobierno de cien dólares ha sido miserable.

Es realmente lamentable que el sector empresarial pretenda aprovechar esta crisis para seguir profundizando las desigualdades, dijo por su parte Eduardo Gil, secretario general de la organización Convergencia Sindical.

Desde temprano hubo protestas en provincia del interior como la central Veraguas, en Panamá Oste y en varias sectores de la capital panameña. Estos últimos llegaron hasta los predios de la Asamblea Legislativa, en donde se le permitió el ingreso a trabajadores.

El gobierno convocó en mayo a los sectores empresariales y obreros a una mesa de negociación para concertar los cambios que se harían en materia laboral a consecuencia de la pandemia, pero los trabajadores terminaron por retirarse de la mesa de negociación al no llegar a un consenso. Los gremios sindicales han dicho que seguirán en las calles.

Panamá, uno de los países con mayor cantidad de casos del nuevo coronavirus en Centroamérica y el Caribe, registra hasta el momento 63.269 contagios acumulados y 1.374 defunciones. Los casos activos totalizan 24.579.