"Tiburón" e "E.T." vuelven a ser éxitos de taquilla en EEUU

el tipo de películas que para muchos está tan vinculado a esta época del año como E.T. a Elliott.

el tipo de películas que para muchos está tan vinculado a esta época del año como E.T. a Elliott.

Brian Keasey, un cinéfilo de 44 años de Montrose, Colorado, ha ido al cine todas las semanas, a menos que estuviera proyectando una película en su patio trasero.

Vi ˜Jaws™ (˜Tiburón™) en pantalla grande. Vi ˜Raiders of the Lost Ark™ (˜Los cazadores del arca perdida™) en pantalla grande. Vi mi niñez en pantalla grande, dijo unas horas antes de ir a ver una doble función de Ghostbusters y The Rental, una nueva cinta independiente de terror de Dave Franco.

Así es el cine de verano de 2020. Un viaje nostálgico al autocine. Una sábana blanca colgada en el patio. La reconfortante reunión con un gran tiburón blanco. Keasey dice que ha visto Jaws tres veces esta temporada, una de ellas en una pantalla improvisada junto a un estanque.

Es el taquillazo clásico de verano. Es hermosa. Uno puede congelar cada escena de esa película y ver un trozo perfecto de los Estados Unidos de 1975, dice Keasey. Siento que esas películas de los 70 y 80 tenían desarrollo de personajes. Ahora es todo 100% inmediato. Ya no hay espacio para respirar.

Entre las cintas del catálogo, Jurassic Park lidera la lista con más de 3 millones de dólares en boletos vendidos este verano, según varias personas que han visto los ingresos de taquilla. Los grandes estudios de cine han declinado reportar sus ventas durante la pandemia. Las cifras, naturalmente, son extremadamente bajas en comparación con los usuales cientos de millones que Hollywood factura en una buena temporada.

Los ingresos no reportados de estrenos recientes, como Trolls World Tour y Onward (Unidos), excedieron aquellos de los de los estrenos de reparto. Pero cintas como Jaws, E.T. (E.T., el extraterrestre), The Goonies (Los goonies) y Ghostbusters se ubican entre las más atractivas del momento.

La escasez de películas nuevas ha llevado a algunos éxitos improbables. La cinta de terror de bajo presupuesto The Wretched (Madre oscura), de IFC Films, encabezó la taquilla durante siete semanas consecutivas entre mayo y junio, algo comparable con el megaéxito Avatar. Ha recaudado 1,8 millones de dólares en 13 semanas, una cifra impresionante para un filme hecho con menos de 100.000 dólares.

Mission Tiki, un autocine con cuatro pantallas en Montclair, California, a las afueras de Los íngeles, también se convirtió en un epicentro cinematográfico en Estados Unidos. DeAnza Land and Leisure, propietaria de Mission Tiki y otros cinco autocines, supera a todos los demás circuitos con un 32% de participación en el mercado.

Usualmente cadenas como AMC y Regal dominarían esas listas, y los multicines urbanos serían los principales vendedores. Pero en algún momento en la primavera, cuando Mission Tiki era uno de los pocos cines operando, el circuito registró cerca del 70% del total nacional.

Es ridículo, dice Frank Huttinger, director ejecutivo de la compañía.

Los resultados de la taquilla del fin de semana usualmente funcionan como indicadores culturales, similar a los éxitos radiales del Top 40. Sería difícil recordar el verano de 1981 sin pensar en Raiders of the Lost Ark, o el de 1977 sin mencionar Star Wars. Las películas de verano suelen crear recuerdos de infancia.

Este año, es posible que Hamilton, en Disney+, haya sido la película más vista de la temporada, o que The Old Guard, en Netflix, haya llenado un vacío. Pero las cifras de audiencia para esas producciones aún no han sido publicadas.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.