UNODC: Cultivos de coca están en franca expansión en Bolivia

Los cultivos de coca están en franca expansión en Bolivia con un incremento del 10% durante el último año de gobierno de Evo Morales, mientras que los conflictos políticos y sociales de finales d...

Los cultivos de coca están en franca expansión en Bolivia con un incremento del 10% durante el último año de gobierno de Evo Morales, mientras que los conflictos políticos y sociales de finales del 2019 expandieron más la producción de la hoja, materia prima de la cocaína, según un informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) divulgado el miércoles.

El representante de ese organismo, Thierry Rostan, llamó la atención por la expansión de cocales en seis de los 22 parques nacionales donde se observa, dijo, una degradación significativa de los ecosistemas y del medioambiente provocada por la deforestación. La zona más afectada es el Parque Madidi, en el corazón de la amazonia boliviana en el noreste y uno de los mayores destinos turísticos en el país andino.

Con el aumento del 10% respecto a 2018, Bolivia pasó a 25.500 hectáreas y es el tercer productor mundial de coca y cocaína después de Colombia y Perú, según el informe.

Morales, quien fue líder del mayor sindicato cocalero, incrementó a 20.000 hectáreas la coca legal destinada a usos tradicionales. Durante su gobierno prescindió de la ayuda de Estados Unidos y expulsó a la agencia antidrogas de ese país por presunto espionaje.

Además, aplicó una novedosa política que permitió delimitar los cultivos en concertación con los cultivadores y erradicar la planta en zonas ilegales, pero desde 2011 los cocales incrementaron después que el mandatario perdiera liderazgo en otro de los sindicatos.

Ese mecanismo de autocontrol de los propios cocaleros perdió relevacia sobre todo en el último año de gobierno de Morales, según Rostan, cuando la coca erradicada voluntariamente fue menor a la superficie incrementada.

El exmandatario debió renunciar en noviembre de 2019 en medio de violentas protestas que provocaron la muerte de 36 personas tras las fallidas elecciones de octubre denunciadas de fraudulentas y en las que buscaba un cuarto mandato.

Tras su dimisión, Morales se refugió en Argentina desde donde mantiene fuerte influencia en la política de su país de cara a las nuevas elecciones de octubre y en las que su partido el Movimiento al Socialismo (MAS) es favorito frente a sus rivales divididos en tres candidaturas.

El informe estima entre 37.000 y 47.000 toneladas métricas la producción anual de coca y las regiones de mayor consumo son Santa Cruz y Cochabamba, donde hay más narcotráfico, según los reportes del gobierno. El comercio de coca generó en 2019 hasta 534 millones de dólares, agrega.

La UNODC, que coopera con Bolivia en el monitoreo de cultivos de coca y usa sobretodo imágenes de satélite, no precisa en su informe la cantidad de coca que se desvía a la cocaína. Recomendó al gobierno interino de Jeanine íñez mejorar el control.

La administración de íñez culpa a Morales por la expansión del cultivo, aunque el tráfico de cocaína ha seguido en los ocho meses de gestión de la mandataria, según los expertos. El miércoles, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, informó de la incautación de 60 kilos de cocaína y aseguró que ahora se lucha en serio contra el narcotráfico".

No entiendo por qué se adelantó el informe en plena pandemia sin haber completado la tarea de verificación y sin mencionar el margen de error", opinó Kathryn Ledebur, de la Red Andina de Información, una ONG dedicada al estudio del asunto. "Aún con 25.500 hectáreas, Bolivia tiene la sexta parte de coca que hay en Colombia. El gobierno de íñez puede usar políticamente este informe y la falla en la concertación no es atribuible a los productores sino al gobierno actual, agregó.