Israel: instalan estatua de Netanyahu en la "Ultima Cena"

Al despertar el miércoles, los residentes de Tel Aviv se encontraron con un espectáculo insólito: una estatua de tamaño natural del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu disfrutando de una c...

Al despertar el miércoles, los residentes de Tel Aviv se encontraron con un espectáculo insólito: una estatua de tamaño natural del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu disfrutando de una cena opulenta a solas en una larga mesa, en una parodia de la Última Cena.

La instalación en la céntrica Plaza Rabin en Tel Aviv es la más reciente de una serie de actos de oposición a Netanyahu. En las semanas recientes, miles de personas han salido a las calles para reclamar la renuncia del primer ministro , furiosas por lo que consideran ha sido su torpe respuesta al coronavirus y la crisis económica y presentándolo como un hedonista que desdeña a la gente común.

Muchos detractores lo acusan de pisotear las tradiciones democráticas del país al aferrarse al poder mientras se lo juzga por corrupción y pedir poderes de emergencia bajo cubierta de combatir la crisis del coronavirus.

En una entrevista desde su estudio en las afueras de Tel Aviv, el artista Itay Zalait dijo que la instalación, hecha de polímeros pintados con colores vivos, quiere simbolizar la última cena de la democracia israelí.

Netanyahu denunció por Facebook las amenazas de muerte en su contra, incluyendo esa vergonzosa amenaza de crucifixión hoy en Tel Aviv.

La mesa de 10 metros de largo está cargada de frutas jugosas, rollos de billetes, botellas vacías de bebidas alcohólicas y un cigarro, símbolos de los regalos caros presuntamente recibidos por Netanyahu de sus socios adinerados. Netanyahu mismo, regordete y desgreñado y vestido con traje oscuro y corbata, está comiendo un enorme pastel, a solas entre 12 sillas.

Tienes al primer ministro de Israel sentado al centro de la mesa, y tomando y tragando él sólo toda esta comida abundante. Ahora prácticamente se ha acabado su comida y ahora está en la etapa del postre, que hace referencia a los últimos minutos en que podemos hacer algo para salvar a la democracia israelí, dijo Zalait.

Y todo esto cuando el desempleo se ha ido por las nubes y miles de familias están en dificultades debido a la cuarentena que ha golpeado duramente la economía israelí, dijo Zalait.

El mensaje retumbó en Sharon Toval, una residente de Tel Aviv.

Todos esperan que esta sea realmente la última cena de Bibi. La corrupción y repulsión están insinuadas en la asquerosa abundancia de tanta comida con carne, leche, crema y dulces, dijo Toval.