Tailandia investiga la retirada de cargos contra heredero

El primer ministro de Tailandia respondió el miércoles a la creciente indignación pública al ordenar una investigación sobre la retirada de cargos penales contra un rico heredero tailandés. El h...

El primer ministro de Tailandia respondió el miércoles a la creciente indignación pública al ordenar una investigación sobre la retirada de cargos penales contra un rico heredero tailandés. El heredero de la fortuna asociada a la bebida energética Red Bull está acusado de matar a un policía en un atropello con fuga hace ocho años.

El caso contra Vorayuth Yoovidhya, cuya familia posee en torno a la mitad del imperio Red Bull, ha dejado sobre la mesa las viejas acusaciones de que los ricos y poderosos en Tailandia disfrutan de impunidad ante la ley. La revista Forbes sitúa a la familia Yoovidhya como la segunda más rica de Tailandia, con una fortuna de unos 20.200 millones de dólares.

A Vorayuth, más conocido por su apodo Boss, se le buscaba por un accidente el 3 de septiembre de 2012 en el que su Ferrari chocó contra el sargento mayor de policía Wichean Klunprasert, que murió en el siniestro.

La fiscalía decidió el mes pasado no procesarle, una decisión anunciada el pasado viernes en una conferencia de prensa de la policía.

La oficina del primer ministro, Prayuth Chan-ocha, anunció el miércoles que había ordenado una pesquisa porque el escándalo en torno al caso había afectado a la credibilidad del sistema judicial, sus empleados y sus agencias.

Es necesario iniciar el proceso de averiguación de hechos para ver qué ocurrió de verdad y dónde están los fallos, y arreglarlos, dijo Prayuth. Debe haber justicia en la sociedad tailandesa, aplicada con igualdad sin discriminación de clase.

El comité investigador de 10 miembros estará formado por especialistas en derecho del gobierno y el parlamento, así como decanos de derecho de las tres principales universidades de Bangkok.

La pesquisa ordenada por el mandatario es una de varias iniciadas tras la retirada de los cargos de homicidio por conducción imprudente. Esos cargos no habrían prescrito en 15 años desde la fecha del accidente, mientras que los demás cargos iniciales -conducir con exceso de velocidad, daños a la propiedad causados por negligencia y omisión de socorro-, ya habían prescrito.

Ambas cámaras del parlamento anunciaron sesiones sobre la decisión de retirar los cargos, al igual que la policía y la fiscalía.

Tras el choque en 2012, los abogados de Vorayuth lograron encadenar aplazamientos a sus citas judiciales hasta abril de 2017, cuando finalmente se emitió una orden de arresto en su contra unos pocos días de que abandonara el país. Más tarde se anularon sus pasaportes tailandeses.

En el exilio, Vorayuth disfrutó de una vida de lujo, viajando en aviones privados para asistir a carreras de Fórmula 1, practicando snowboard en Japón o haciendo un crucero por Venecia. Una investigación de Associated Press que reveló su viajero estilo de vida provocó indignación en Tailandia.

En la conferencia de prensa del viernes, el coronel Krissana Pattanacharoen, vocero de la policía, declaró que se habían retirado los cargos de acuerdo con procedimientos estándar, sin favoritismos ni dobles raseros. No aclaró a qué se debía la decisión.

Sin embargo, un documento de la fiscalía del estado filtrado el domingo a los medios tailandeses citaba a dos testigos diciendo que habían visto el Ferrari de Vorayuth conduciendo de forma segura y dentro del límite de velocidad de 80 kilómetros (50 millas) por hora, y que el policía se le había cruzado de forma imprudente. También citaba a testigos expertos concluyendo que el auto se movía dentro del límite de velocidad, a pesar de que los expertos forenses de la policía habían concluido antes que circulaba hasta a 177 kilómetros (110 millas) por hora.

___

El periodista de Associated Press Tassanee Vejpongsa contribuyó a este despacho.