Arranca un haj muy diferente por el virus en Arabia Saudí

ezando juntos, comiendo juntos y arrepintiéndose juntos ha sido durante mucho tiempo parte de lo que hace que sea tanto un desafío como una experiencia gratificante como ninguna otra.

ezando juntos, comiendo juntos y arrepintiéndose juntos ha sido durante mucho tiempo parte de lo que hace que sea tanto un desafío como una experiencia gratificante como ninguna otra.

Este año, sin embargo, los peregrinos toman comidas preparadas solos en sus habitaciones de hotel y rezan alejados unos de otros.

Aunque la experiencia será totalmente diferente, sigue siendo una oportunidad para que los fieles expíen sus pecados pasados, aumenten su fe y cumplan con uno de los cinco pilares del islam.

Por primera vez en casi un siglo, el gobierno saudí prohibió la entrada de musulmanes desde el extranjero para completar el haj en un intento por limitar la exposición al coronavirus.

En su lugar, se seleccionó a apenas 1.000 personas que ya residían en Arabia Saudí para participar en el haj. Dos tercios son extranjeros que representan a parte de las 160 nacionalidades que habrían convivido en esos días. Un tercio es personal de seguridad y médico saudí.

Los peregrinos tienen que tener entre 20 y 50 años, no padecer enfermedades terminales y no mostrar síntomas del COVID-19.

Todos los asistentes se sometieron a una prueba de detección del coronavirus, recibieron pulseras que monitorizan todos sus movimientos y tuvieron que aislarse en sus casas y habitaciones de hotel en La Meca antes del inicio del haj el miércoles. Al terminar, tendrán que pasar otra cuarentena de una semana.

Los medios de comunicación internacionales no pueden cubrir el haj desde La Meca este año. En su lugar, el gobierno saudí emitirá imágenes en vivo desde la Gran Mezquita el miércoles, mostrando como el limitado numero de peregrinos se mueve, separados por varios metros (pies), rodeando la Kaaba en el primero de los rituales de la peregrinación.