Portland y otras ciudades intentan vetar a fuerzas federales

Los alcaldes de Portland, Oregon otras cinco grandes ciudades de Estados Unidos pidieron el lunes al Congreso que ilegalice el despliegue de agentes federales militarizados en ciudades que no quieran ...

Los alcaldes de Portland, Oregon otras cinco grandes ciudades de Estados Unidos pidieron el lunes al Congreso que ilegalice el despliegue de agentes federales militarizados en ciudades que no quieran recibirlos.

El escandaloso empleo de las fuerzas federales en ciudades por parte de este gobierno, pese a las objeciones de las autoridades locales, no debería ocurrir nunca, escribieron los alcaldes de Portland, Seattle, Chicago, Kansas City, Albuquerque, Nueva México y Washington en una carta a a líderes de la Cámara de Representantes y el Senado.

El alcalde de Portland, Ted Wheeler, y la comisionada de la ciudad, Jo Ann Hardesty, pidieron el lunes por la noche una reunión con el secretario en funciones de Seguridad Nacional, Chad Wolf, para abordar un cese el fuego y la salida del reforzado contingente de fuerzas federales de Portland.

Antes el lunes, un funcionario de Estados Unidos dijo que los agentes militarizados se quedarían en Portland hasta que cesaran los ataques a una corte federal, y añadió que pronto podrían llegar más.

Decir a los agentes federales que se marchen cuando sigue habiendo ataques a propiedades y personal federal no es una solución, dijo el fiscal federal Billy Williams. No vamos a dejar el edificio desprotegido para que lo destruya gente decidida a hacerlo.

Las autoridades locales y estatales dicen que los agentes federales no son bienvenidos.

La ciudad ha registrado protestas todas las noches en los dos meses desde la muerte de George Floyd en Minneapolis el pasado mayo. El presidente, Donald Trump, ha dicho que envió fuerzas federales para detener los disturbios, pero las autoridades locales y estatales dicen que sólo están empeorando la situación.

El despliegue de fuerzas federales ordenado por Trump en el fin de semana del 4 de julio avivó el movimiento Black Lives Matter. El número de manifestantes se había reducido a menos de un centenar antes del despliegue, y ahora ha crecido a miles de personas cada noche.

Los agentes federales emplearon el lunes por la mañana gas lacrimógeno, granadas de flash y bolas de pimienta contra los manifestantes ante el tribunal federal en el centro de Portland. Algunos manifestantes treparon la cerca en torno a la corte, mientras que otros lanzaron fuegos artificiales, golpearon la cerca y proyectaron luces sobre el edificio.

Trump dijo en Twitter que las propiedades federales en Portland no durarían ni un día sin la presencia de agentes federales.

La mayoría de los asistentes a las marchas diarias han sido pacíficos. Pero unos pocos han arrojado objetos a los agentes e intentado arrancar las cercas que rodean a la Corte Federal Mark O. Hatfield.

Williams, cuya oficina está en el edificio, pidió a los manifestantes pacíficos, a la comunidad y líderes empresariales y religiosos que no permitieran la violencia en su presencia y que abandonaran el centro de la ciudad si comenzaba la violencia. Añadió que los agentes federales han hecho 83 detenciones.

Varias manifestaciones en apoyo de la justicia racial y la reforma policial en todo Estados Unidos se vieron empañadas por la violencia durante el fin de semana. En Oakland, California, los manifestantes prendieron fuego a un tribunal; en Richmond, Virginia, se prendió fuego a varios autos; en Austin, Texas, un manifestante armado murió baleado; en Aurora, Colorado, dos personas fueron baleadas y heridas después de que un auto condujera hacia los asistentes.

El Servicio de Alguaciles de Estados Unidos tiene reservadas a unas 100 personas a las que podría enviar a zonas de tensión, ya sea para reforzar contingentes o para relevar a agentes que llevan semanas trabajando, indicó el vocero de la agencia Drew Wade.

Algunos manifestantes han acusado a Wheeler de hipocresía por posicionarse contra la presencia federal porque, bajo su mando, la policía de Portland ha utilizado gases lacrimógenos y otras armas antimotines contra los manifestantes, incluidos los pacíficos.

Kris Cline, subdirector del Servicio Federal de Protección, dijo que la policía local debería tomar el relevo dispersando a manifestantes de la zona de la corte.

Si la policía de Portland pudiera hacer lo que haría normalmente, despejarían estas alteraciones del orden público y nosotros dejaríamos a nuestros agentes dentro del edificio y no serían visibles, dijo Cline.

La policía respondió el domingo por la noche a un tiroteo en un parque cerca de la zona de protestas. Dos personas fueron detenidos y más tarde liberadas, según la policía. La persona baleada llegó al hospital en un vehículo privado y fue atendido por una herida que no ponía en riesgo su vida.

También el domingo, la policía dijo que alguien había reportado una bolsa en ese parque, donde las autoridades encontraron cargadores llenos de rifle y bombas incendiarias. El tiroteo no estaba relacionado con esos objetos, según la policía.

___

El periodista de Associated Press Mike Balsamo contribuyó a este despacho desde Washington. Selsky reportó desde Salem, Oregon.

___

Andrew Selsky está en Twitter como https://twitter.com/andrewselsky