Manifestantes derriban estatuas coloniales en Martinica

Un grupo de manifestantes tiró de sogas hasta derribar una estatua de la esposa de Napoleón en la isla caribeña de Martinica y otra sobre la historia colonial del territorio francés, incidentes qu...

Un grupo de manifestantes tiró de sogas hasta derribar una estatua de la esposa de Napoleón en la isla caribeña de Martinica y otra sobre la historia colonial del territorio francés, incidentes que se suman a la creciente lista de monumentos arrancados y destruidos en la propagada reacción contra la injusticia racial en todo el mundo.

El gobierno francés condenó el lunes el vandalismo. El primer ministro Jean Castex indicó que la violencia, si bien es simbólica, y el odio nunca impulsarán ninguna causa.

Manifestantes con mazos partieron la base de piedra de la estatua de la emperatriz Josefina, a la que de antemano habían arrancado la cabeza. Bajo el ritmo de los tambores, ataron cuerdas a la estatua y la derribaron al piso para luego pisarla y saltar sobre ella.

El domingo, los manifestantes también derribaron una estatua de Pierre Bélain d™Esnambuc, un comerciante francés que en 1635 fundó la primera colonia caribeña permanente del gobierno francés en Martinica. El alcalde de la ciudad Fort-de-France, capital de la isla, había dicho que deseaba que la estatua fuera removida en las próximas semanas, pero los manifestantes se le adelantaron.

Las acciones de los manifestantes ´representan un desafío directo a una promesa que el presidente francés Emmanuel Macron hizo el mes pasado de que su país no retiraría estatuas de figuras polémicas de la época colonial tal como ha ocurrido en otros países a raíz del movimiento Black Lives Matter.

Josefina nació en Martinica y vivió ahí hasta su adolescencia antes de mudarse a París. Luego contrajo matrimonio con Napoleón Bonaparte en 1796.

Bélain fundó la primera colonia francesa en el caribe en St. Kitts, que posteriormente se convirtió en territorio británico, antes de apoderarse de Martinica para el rey Luis XIII de Francia.

Otras estatuas también han sido derribadas en Martinica y la Guyana Francesa.