Cuba reclama propiedad de clínica intervenida en Bolivia

El gobierno cubano reclamó el jueves a su par boliviano la propiedad de un edificio en el cual funcionaba un hospital para los colaboradores isleños retirados el año pasado en medio de una disputa ...

El gobierno cubano reclamó el jueves a su par boliviano la propiedad de un edificio en el cual funcionaba un hospital para los colaboradores isleños retirados el año pasado en medio de una disputa binacional.

Sin embargo, la isla aceptó que las instalaciones sean usadas para tratar pacientes del nuevo coronavirus, señaló un comunicado de la cancillería.

El martes, el Ministerio de Gobierno boliviano intervino la clínica, una instalación en un barrio al sur de La Paz donde se atendió también al expresidente Evo Morales en 2018. El ministro de esa cartera, Arturo Murillo, indicó que sería destinada a la atención de casos de COVID-19 y que cuenta con tecnología de punta.

La cancillería cubana en su declaración y funcionarios cubanos en redes sociales explicaron que el edificio de tres pisos contaba con 13 camas hospitalarias para pacientes ingresados, cuatro de observación y tres de terapia intensiva.

La Habana compró y amplió las instalaciones de lo que se conoció como la Clínica del Colaborador para la atención de sus cooperantes retirados en noviembre de 2019, indicaron los cubanos.

Esta nueva disputa es parte de una secuela que comenzó con la salida de Morales -un aliado histórico de Cuba- del poder y la asunción interina de Jeanine íñez. La isla anunció en noviembre el retiro de unos 700 galenos luego de que el nuevo gobierno en La Paz detuviera a algunos cooperantes y allanara sus viviendas.

Según Cuba, íñez buscaba congraciarse con Estados Unidos que tiene a los programas de colaboración médica de la isla con otros países -algunos auspiciados por la Organización Panamericana de la Salud y diseñados para trabajar con sectores pobres- en el foco de su hostilidad.

Esta decisión unilateral (de intervenir la clínica), que se presenta como un acto humanitario, constituye una violación de los derechos que le asisten a la República de Cuba como propietario legal del referido inmueble, expresó el comunicado de La Habana.

Además, la isla dijo que había reclamado sus derechos sobre el edificio en abril y en junio mediante notas diplomáticas.

Sin renunciar a la titularidad de la propiedad de la Clínica del Colaborador y a los derechos que como legítimo propietario le asisten, expresó el comunicado, se aceptó poner a disposición del pueblo boliviano su utilización para asistir a los enfermos de la COVID-19 mientras dure la situación de crisis generada por esta pandemia.

Bolivia con 11 millones de habitantes registraba hasta el momento 64.135 casos acumulados y 2.328 decesos por el COVID-19. Cuba con igual cantidad de ciudadanos reportó 2.466 personas positivas al virus y de ellos 87 muertos.

Pese a los estragos que está haciendo el nuevo coronavirus, Estados Unidos exigió a los países a no aceptar la ayuda de los médicos cubanos, alegando que estos eran esclavos modernos y que el gobierno de la nación caribeña se quedaba con sus sueldos.

Ahora, unos 3.000 galenos y expertos en salud distribuidos en 42 equipos ”en más de 30 países- de la Brigada Henry Reeve, especializada en desastres y epidemias- viajaron para combatir la COVID-19 y se sumaron a los 28.000 que ya prestaban ayuda en 59 país en programas para sectores vulnerables.

Países tan diferentes como Italia, Andorra, Angola, Venezuela o México pidieron asistencia a Cuba en estas semanas. En algunos casos las naciones reciben la cooperación de manera gratuita, en otros mediante un pago, pero la isla no ofrece detalles de los convenios.

En el caso de Bolivia, en la más de una década de duró la cooperación desde el primer gobierno de Morales en 2006 se desempeñaron en el país sudamericano 18.000 profesionales cubanos que además de las consultas realizaron un millón y medio de cirugías y practicaron 60.000 partos, según cifras oficiales de la isla.

En Bolivia, miembros de la Asamblea Legislativa, controlada por el partido de Morales, anunció una interpelación al ministro de Gobierno y al de Defensa, Fernando López, para que expliquen las razones de la intervención de esa clínica.

”-

La corresponsal de The Associated Press en Bolivia, Paola Flores, contribuyó con este reporte.