EEUU: Exigen dejar de detener niños migrantes en hoteles

Una supervisora de jóvenes migrantes designada por los tribunales exigió al gobierno de Estados Unidos que desista de detener a niños en hoteles antes de deportarlos a sus países de origen, pues p...

Una supervisora de jóvenes migrantes designada por los tribunales exigió al gobierno de Estados Unidos que desista de detener a niños en hoteles antes de deportarlos a sus países de origen, pues puede causarles daños emocionales y físicos. Algunos de los menores tienen apenas un año de edad.

En un informe presentado el miércoles por la noche, Andrea Ordin dijo que aparentemente había una carencia de supervisión formal sobre las empresas privadas contratadas por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) para detener a los niños en hoteles de la cadena Hampton Inn & Suites en tres ciudades.

Aislar a un niño a solas en un cuarto de hotel por 10 a 14 días puede causar un impacto emocional más dañino que en un adulto, escribió. Señaló que aparentemente no había límite inferior de edad para detener a los niños en hoteles y que ICE no había formulado requisitos coherentes o formales para la higiene, nutrición o bienestar de los menores.

El gobierno de Donald Trump detiene y expulsa a los niños en lugar de entregarlos a los refugios creados para ellos bajo una declaración de emergencia por el coronavirus. El gobierno alega que debe cerrar la frontera con México a los solicitantes de asilo debido al virus, pero los defensores de éstos dicen que se utiliza el virus como pretexto para soslayar las leyes federales contra el tráfico de personas y los patrones ordenados por los tribunales para el trato a los menores bajo el llamado acuerdo Flores.

The Associated Press informó el miércoles que se han utilizado los hoteles de la cadena Hampton Inn de Phoenix y de las ciudades tejanas fronterizas de McAllen y El Paso cerca de 200 veces como lugares de detención de los niños que las autoridades esperan deportar.

En McAllen, Texas, gente con batas médicas recorría las habitaciones del cuarto y quinto piso del hotel Hampton Inn para atender a los niños, dijo Roberto Lopez, de la organización sin fines de lucro Texas Civil Rights Project (Proyecto de Derechos Civiles de Texas). Recorrió el hotel el viernes y vio a un niño pequeño sosteniéndose de una puerta mientras un adulto al otro lado jugaba con él.

Al menos dos niños de un año fueron encerrados durante tres días, de acuerdo con datos del gobierno obtenidos por la AP. Pero otros, de entre tres y cinco años, fueron detenidos durante dos semanas o más, y un niño de cinco años estuvo detenido en McAllen durante 19 días.

En su informe, Ordin ofrece detalles acerca de cómo debe funcionar la detención. Se divide a los niños por edad y género; los hermanos pueden tener cuartos contiguos con una puerta conectora, El niño debe estar en todo momento a la vista de un contratista. Los contratistas, a los que ICE llama especialistas en transporte, deben vestir ropa de civil que no permita identificarlos.

Los niños deben recibir tres comidas calientes y refrigerios. El personal del hotel asea las habitaciones una vez al día y todos los niños deben recibir un cubrebocas quirúrgico y una mascarilla N95.

Los niños más chicos pueden jugar ocasionalmente en zonas de piscinas bajo supervisión por periodos cortos, pero en general el acceso a la recreación es escaso o nulo, dijo Ordin. Los menores en los alojamientos temporales carecen de acceso a educación y terapia/asesoría. No se permiten las visitas, pero los residentes pueden llamar o conversar por video con familiares, amigos y asesores legales bajo petición.