Denuncian falta de medidas antivirus en cárcel de California

Un complejo penitenciario federal en California no logró contener un brote del coronavirus debido a falta de personal, el uso limitado del traslado de presos a detención domiciliaria y pruebas insuf...

Un complejo penitenciario federal en California no logró contener un brote del coronavirus debido a falta de personal, el uso limitado del traslado de presos a detención domiciliaria y pruebas insuficientes, reportó el jueves el Departamento de Justicia.

Los trabajadores de la cárcel del Buró de Prisiones en Lompoc, California, fueron a trabajar a pesar de mostrar síntomas y en marzo las autoridades no aplicaron la prueba diagnóstica ni aislaron a un preso que había sufrido síntomas el día anterior y que al final dio positivo, halló la investigación.

Para mediados de julio, cuatro reos habían fallecido y más de 1.000 habían dado positivo, según el informe de la inspectoría general, que realiza una averiguación en 16 prisiones, albergues transicionales y otras entidades.

La respuesta del Buró de Prisiones a la crisis del coronavirus ha causado alarma entre activistas y legisladores quienes denuncian que la agencia no está haciendo lo debido para garantizar la integridad física de unos 150.000 internos en las instalaciones federales.

Cifras del Buró de este mes indican que 8.642 presos y 887 miembros del personal dieron positivo a las pruebas de coronavirus, dice el reporte, aunque la escasez de pruebas en las instalaciones implica que probablemente la cifra verdadera es mucho mayor.

En Lompoc, que tiene cuatro edificios que albergan en total a unos 2.700 presos, el porcentaje de diagnósticos positivos es alto, dice el documento. En uno de los inmuebles, más del 75% de los reclusos dieron positivo a mediados de mayo.

El estudio detectó varias deficiencias en la prisión de Lompoc, como la falta de empleados correccionales y personal médico que impidió efectuar pruebas cabalmente y restringir el movimiento de la población penitenciaria.

La escasez de personal justo cuando el virus acechaba a la nación en la primavera probablemente agravó el riesgo de la transmisión de COVID-19 debido a que el complejo no siempre tenía el personal suficiente para permitir que los oficiales correccionales permanecieran en una instalación, dice el reporte.

Además, aunque el secretario de Justicia William Barr ordenó a las autoridades penitenciarias reducir la cantidad de presos haciendo un uso más relajado de la detención domiciliaria y ampliando el criterio para aprobar dichos traslados, los altos cargos de Lompoc escasamente hicieron eso.

A pesar de las advertencias emitidas, los datos no indican que el Buró de Prisiones haya tomado las medidas adecuadas en Lompoc, dice el estudio.