El huracán Douglas podría llevar vendavales y lluvia a Hawai

El huracán Douglas ganó fuerza el miércoles por la noche en su ruta hacia Hawai, y podría llevar vendavales e inundaciones repentinas al archipiélago durante el fin de semana, según los meteoró...

El huracán Douglas ganó fuerza el miércoles por la noche en su ruta hacia Hawai, y podría llevar vendavales e inundaciones repentinas al archipiélago durante el fin de semana, según los meteorólogos.

La tormenta tenía vientos sostenidos de 155 kilómetros por hora (100 millas por hora), lo que la convertía en huracán de categoría 2, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Se esperaba que el jueves alcanzara la categoría 3, indicó John Bravender, meteorólogo de coordinación de alertas para el Servicio Meteorológico Nacional en Honolulu.

Las previsiones apuntaban a que las aguas más frías al este de Hawai y el viento debilitaran el sistema antes de que llegara a las islas. Era probable que alcanzara el archipiélago con fuerza de huracán o algo por debajo de la categoría de huracán.

Era demasiado pronto para estimar con precisión el rumbo de la tormenta en las islas. Bravender señaló que cualquier parte del estado podría verse afectada.

Douglas estaba 2.530 kilómetros (1.570 millas) al sureste de Hawai el miércoles por la noche.

En el Golfo de México se formó la depresión tropical Eight y se emitió una alerta por tormenta tropical para buena parte de la costa de Texas.

La depresión se encontraba unos 852 kilómetros (530 millas) al este-sureste de Port O'Connor, Texas, con vientos sostenidos máximos de 48 kilómetros por hora (30 millas por hora). Avanzaba hacia el oeste-noroeste a 14 kilómetros (9 millas) por hora.

Se esperaba que el centro de la depresión cruzara el noroeste del Golfo de México el jueves y el viernes y tocara tierra el sábado en la costa de Texas. Las previsiones apuntaban a que iría ganando fuerza poco a poco, y podría convertirse en tormenta tropical en aproximadamente un día.

La tormenta podría descargar entre 5 y 10 centímetros (entre 2 y 4 pulgadas) de lluvia, que podrían llegar a los 15 centímetros (6 pulgadas) en la costa desde Luisiana a la costa baja de Texas, y tierra adentro por el sur-centro de Texas y el Valle del Río Grande. Se esperaba que la depresión generase subidas del nivel del mar, que a su vez provocarían oleaje y mareas peligrosas en buena parte de Texas y Luisiana.

Entre tanto, la recién formada tormenta tropical Gonzalo ganaba fuerza en el Atlántico, y el centro dijo esperar que se convirtiera en huracán para el jueves.

El miércoles por la noche tenía su centro uno 1.681 kilómetros (1.045 millas) al este de las islas orientales de Barlovento, con vientos sostenidos máximos de 96 kilómetros (60 millas) por hora. Se dirigía al oeste a 19 kilómetros (12 millas) por hora.

El Centro de Huracanes recomendó monitorear la tormenta en las Islas de Barlovento, a donde se esperaba que se acercara el viernes por la noche y el sábado. Se emitió un aviso de huracán para Barbados.

Gonzalo batió un récord fijado por la tormenta tropical Gert, que se formó el 24 de julio de 2005. En lo que va de año, Cristóbal, Danielle, Edouard y Fay batieron récords por ser las tormentas del Atlántico más tempranas en sus respectivas posiciones del alfabeto.