Trump desplegará agentes federales en Chicago y Albuquerque

El presidente Donald Trump anunció el miércoles que enviará agentes federales a Chicago y Albuquerque para ayudar a combatir el aumento de la delincuencia, expandiendo la participación del gobiern...

El presidente Donald Trump anunció el miércoles que enviará agentes federales a Chicago y Albuquerque para ayudar a combatir el aumento de la delincuencia, expandiendo la participación del gobierno en la seguridad pública local en momentos en que aspira a la reelección bajo el lema de ley y orden.

Con el mismo lenguaje alarmista que ha empleado para describir la inmigración ilegal, Trump se refirió a las ciudades con gobiernos demócratas como lugares fuera de control y arremetió contra la izquierda radical, a pesar de que los expertos en justicia penal aseguran que el aumento en la violencia en algunas ciudades no tiene una explicación simple.

En las últimas semanas ha habido un movimiento radical para retirar fondos, desmantelar y disolver a nuestros departamentos de policía, dijo Trump en un evento en la Casa Blanca, en el que culpó al movimiento de una sorprendente explosión de tiroteos, asesinatos y atroces crímenes violentos.

El derramamiento de sangre debe terminar, declaró. Este derramamiento de sangre terminará.

La decisión de desplegar a agentes federales a diversas ciudades se presenta en un momento de enorme importancia política en el que Trump busca una estrategia de reelección ahora que la pandemia del coronavirus ha trastocado a la economía y la inmigración está prácticamente paralizada.

Con menos de cuatro meses antes de los comicios, Trump ha advertido que la violencia va a empeorar en caso de que su rival demócrata Joe Biden resulte electo en noviembre y los demócratas tengan la oportunidad de concretar las reformas políticas que pretenden.

El crimen aumentó en algunas ciudades como Chicago, Nueva York y Filadelfia antes de que se pudieran realizar reformas importantes. Al intentar explicar los actos de violencia en algunas ciudades, los expertos apuntan al momento sin precedentes que atraviesa el país: una pandemia que ha cobrado las vidas de más 140.000 estadounidenses, tasas de desempleo históricamente elevadas, órdenes de confinamiento, protestas multitudinarias por temas raciales y de brutalidad policial, un intenso estrés e, incluso, el clima. Y, en comparación con años previos, los índices delictivos en 2020 han ido mayormente a la baja.

Las autoridades locales se han quejado que desplegar agentes federales a sus ciudades ha exacerbado las tensiones en las calles, mientras que los residentes han acusado al gobierno de violar sus derechos constitucionales. El descontento civil en Portland, Oregon, únicamente aumentó después de que agentes federales fueron acusados de detener a personas en autos sin insignias oficiales y sin causa probable.

Cientos de agentes federales han sido enviados a Kansas City, Missouri, para ayudar a lidiar con un aumento histórico en la violencia luego de que un niño de 4 años muriera baleado. El despliegue de agentes federales para ayudar a las localidades no es una práctica inusual. En diciembre pasado, el secretario de Justicia William Barr anunció medidas similares en siete ciudades que habían registrado aumentos de violencia.

Por lo general, el Departamento de Justicia despliega agentes por su propia cuenta, como elementos del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés). Pero esta nueva medida incluirá a por lo menos 100 agentes de investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus iniciales en inglés) en la región, que usualmente realizan pesquisas sobre narcotráfico o explotación infantil.

Los agentes del DHS ya fueron enviados a Portland y otras ciudades para proteger propiedades federales y monumentos mientras Trump arremete contra los intentos de los manifestantes de derribar estatuas confederadas.

El incremento del crimen ha afectado enormemente a algunas grandes ciudades en momentos en que sus recursos se encuentran debilitados a causa de la pandemia. Pero los líderes locales, como la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot, rechazaron inicialmente la llegada de las fuerzas federales.

Lightfoot dijo posteriormente que ella y otros funcionarios locales dialogaron con las autoridades federales y llegaron a un acuerdo. Chicago ha registrado 414 homicidios en lo que va del año, en comparación con 275 en el mismo periodo de 2019. Una lluvia de balas dejó 15 heridos el martes afuera de una casa funeraria en el sur de la ciudad.

___

Los periodistas de Associated Press Michael Tarm en Chicago y Michael Balsamo en Washington contribuyeron a este despacho.